La venta de Opel coloca en una situación "difícil y vulnerable" a Saab, según el primer ministro sueco

ESTOCOLMO, 31 (Reuters/EP)

La venta de Opel a Magna sitúa en una posición vulnerable a Saab, filial escandinava de General Motors (GM), según indicó ayer el primer ministro de Suecia, Fredrik Reinfeldt, a la agencia de noticias sueca TT.

"Cualquiera que lo haya seguido de cerca se da cuenta de la posición vulnerable y difícil en la que está Saab", dijo Reinfeldt. Sus declaraciones se produjeron un día después de que el Gobierno alemán, GM y las autoridades estadounidenses cerrasen la venta de Opel al fabricante canadiense de componentes.

Saab, que no fue incluida en la venta, aseguró esta semana que revelaría durante las próximas semanas cual es su favorita de entre las tres compañías que han presentado ofertas a GM para hacerse con la marca sueca.

Los medios locales, citando fuentes anónimas, han asegurado que los dos principales contendientes para comprar Saab son el fabricante de coches Koenigsegg y la firma financiera estadounidense Ira Rennert, mientras que la italiana Fiat quedaría en tercer lugar.

Un tribunal sueco ha garantizado a Saab una ampliación de la protección frente a sus acreedores, lo que le da un periodo de tiempo mayor para llevar a cabo su reestructuración.