Las aerolíneas cerrarán el año con 3.500 millones de pérdidas ante la gravedad de la crisis

MADRID, 5 (EUROPA PRESS)

Las aerolíneas cerrarán previsiblemente el año con unas pérdidas por valor de 4.700 millones de dólares (3.500 millones de euros) debido a los efectos de la crisis mundial en el sector aéreo, según adelantó hoy el presidente de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), Giovanni Bisignani.

"Prevemos unas pérdidas de 4.700 millones de dólares en principio para todo el año, pero la cifra se actualizará en junio porque la situación se está poniendo cada vez peor", explicó Bisignani.

Pese a estas pérdidas, la cifra del presente año supondría una mejora con respecto a los 8.500 millones de dólares (6.360 millones de euros) que perdió el sector el pasado año, sin contar con las aerolíneas chinas, todavía pendientes de ser incluidas en el cómputo global.

Por regiones, las aerolíneas europeas acumularán 1.000 millones de dólares (748 millones de euros) en pérdidas, aunque las que saldrán peor paradas serán las compañías de Asia Pacífico, que alcanzarán unas pérdidas por valor de 1.700 millones de dólares (1.270 millones de euros).

Bisignani explicó que las compañías que el pasado año ante el alto precio del petróleo no pudieron hacer reservas de combustible, se verán este año beneficiadas --con el barril a un precio de entre 50 y 60 dólares--, teniendo en cuenta que hay aerolíneas que "todavía están pagando el petróleo a 120 dólares el barril".

El director general de la IATA señaló que el sector aéreo se está viendo afectado por el descenso del número de pasajeros que viajan en clase 'business' (-20% desde enero), así como por la fuerte caída en los 'yields' --ingreso medio por pasajero--.

Por contra, Bisignani destacó la ligera mejora en los primeros meses del año del transporte de carga, que podría haber tocado fondo y haber iniciado su recuperación. "Si en abril y en mayo continua la recuperación, será un indicador preciso de que lo peor ha pasado", indicó.

El director general de la IATA consideró que es la primera vez que el sector aéreo tiene que hacer frente a una crisis global y recordó que los atentados del 11-S se notaron sólo en Europa y Estados Unidos y "tras tres meses de caídas los ingresos volvieron a subir".

Así, mientras que en 2001 cerraron once compañías aéreas a consecuencia de los atentados, desde que empezó la presente crisis económica 40 aerolíneas han quebrado. "Y cerrarán más compañías", consideró Bisignani.

ENCUENTRO CON FOMENTO

El director general de la IATA confirmó haber mantenido un encuentro con la secretaria de Estado de Transportes, Concepción Gutiérrez, el director general de Aviación Civil, Manuel Ameijeiras, y el presidente de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), Juan Ignacio Lema, en el marco de la firma de un acuerdo con el Ministerio de Fomento por el cual se reconoce a la IATA el status de organización internacional.

Bisignani aprovechó el encuentro para trasladar al Gobierno español los problemas referentes al control del tráfico aéreo y ofreció al Ejecutivo la colaboración del sector. "El problema es que el tráfico está muy caro", recalcó Bisignani.

El director general de la IATA señaló la importancia de resolver el conflicto, teniendo en cuenta que podría contribuir en el desarrollo del sector turístico, y recordó que otros países ya han aplicado rebajas en las tasas aeroportuarias.

"Los Gobiernos deben darse cuenta de que estamos en un momento muy difícil, la peor situación para la aviación civil de todo el mundo desde hace 60 años", recalcó Bisignani.