Las empresas españolas apuestan por el libre mercado frente a la crisis

  • Miami (EEUU), 28 may (EFE).- El sector empresarial de España no está dispuesto a caer "en la tentación" del proteccionismo en momento de crisis financiera internacional, por lo que sigue apostando al libre mercado, dijo hoy en Miami un directivo.

Las empresas españolas apuestan por el libre mercado frente a la crisis

Las empresas españolas apuestan por el libre mercado frente a la crisis

Miami (EEUU), 28 may (EFE).- El sector empresarial de España no está dispuesto a caer "en la tentación" del proteccionismo en momento de crisis financiera internacional, por lo que sigue apostando al libre mercado, dijo hoy en Miami un directivo.

Arturo Fernández, presidente de la Confederación Empresarial de Madrid, aseguró que pese a los efectos de la crisis, España es una nación europea plenamente abierta al mundo y espera encontrar esa misma apertura en los demás mercados.

"Ha llegado la crisis, pero la actitud de los empresarios españoles no ha variado: no estamos dispuestos a caer en la tentación del proteccionismo", aseveró.

Fernández disertó sobre los efectos de la crisis financiera internacional en España y Europa en el XXX Congreso Hemisférico de Cámaras de Comercio e Industria Latinas (Camacol) que se inauguró hoy en Miami Beach, con la asistencia de empresarios y funcionarios de América Latina, España y Estados Unidos.

Detacó que mientras otros sectores propugnan por una revisión completa del orden económico internacional, los empresarios españoles consideran que la solución estriba en reforzar las instituciones y no en volver a fragmentar el mercado mundial.

"Esta crisis ha tenido su origen en la debilidad de las instituciones de regulación y supervisión económica y financiera en el mercado global", indicó.

En cuanto a las medidas de política económica interna, dijo que el sector empresarial de Madrid han pedido a las autoridades mayor austeridad en el gasto público.

"El dinero en circulación sigue siendo escaso, y cuando las administraciones públicas lo acaparan, expulsan de la financiación a las empresas y a las familias", precisó.

También han solicitado al Gobierno que baje los impuestos que afectan a la inversión y al trabajo.

"Me refiero al Impuesto sobre Sociedades, al Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), y a las cotizaciones sociales", puntualizó.

En su opinión hay que prestar una atención especial a las reformas en el mercado de trabajo, sobre todo en España, donde todavía "subsisten demasiadas rigideces".

"Ahora la evolución del paro es muy preocupante, y nos exige que demos prioridad a las reformas que sean capaces de estimular nuevas contrataciones, sin menoscabo de los derechos adquiridos por los trabajadores", comentó.

Con relación a la estabilidad del sistema crediticio, aseguró que las instituciones financieras españolas han demostrado su firmeza en la primera etapa de la crisis.

"Pero en estos momentos la recesión y el paro están generando nuevas tensiones, que pueden dar lugar a una reestructuración en el sector, especialmente entre las cajas de Ahorro", advirtió.

Salvador Santos Campano, presidente de la Cámara de Comercio de Madrid, por su parte, habló de la importancia de la responsabilidad social empresarial en momentos de incertidumbre económica mundial.

"Es obvio que la crisis afecta a ese aspecto en la misma forma que a las demás políticas de la empresa, pero también es cierto que actuar como una empresa responsable no tiene porque ir asociado a un componente económico, ahora es el momento de gestionar mejor y de optimizar recursos", expresó.

En España y en Europa -informó- hay muchas iniciativas recientes, avanzadas de promoción pública y privada, en las que se hace especialmente hincapié en las pequeñas y medianas empresas (PYMES).

"Sin las PYMES es imposible pensar en que la RSE (Responsabilidad Social Empresarial) tenga un impacto real en la sociedad y en un modelo de desarrollo sostenible. Los mas de 23 millones de empresas de menos de 250 trabajadores que se estima existen el la Unión Europea representan el 99 por ciento del tejido empresarial", mencionó.

Campano dijo estar convencido de que las cámaras de comercio de ambas partes del Atlántico, conjuntamente, pueden desarrollar "una gran labor para la promoción sensibilización e intercambio de experiencias en materia de RSC".