Cercas desmitifica el 23-F con los errores y aciertos del Rey

Cercas desmitifica el 23-F con los errores y aciertos del Rey

Cercas desmitifica el 23-F con los errores y aciertos del Rey

MADRID (Reuters) - A pesar de las teorías conspiratorias que aún circulan sobre el 23-F, el rey Juan Carlos no sólo no organizó el golpe de Estado, sino que fue decisivo para pararlo, según afirmó el jueves el novelista Javier Cercas, cuyo nuevo libro, una obra a caballo entre géneros, disecciona esa jornada decisiva que acabó afianzando la incipiente democracia española.

"Anatomía de un instante", editado por Mondadori, aborda en casi 500 páginas unos hechos que han sido objeto de innumerables libros y reportajes, y precisamente la conclusión de Cercas, uno de los escritores de mayor proyección de la literatura española, es que, pese a todas las leyendas que giran en torno al golpe militar, "no existen grandes enigmas sobre el 23-F".

Cercas se lo ha "leído todo" sobre ese día de febrero de 1981, ha escuchado "con la máxima atención" a algunos de los protagonistas o testigos, ha visto "cientos de veces" la grabación de 35 minutos en la que el teniente coronel Antonio Tejero entra a tiros en el hemiciclo del Congreso de los Diputados y ha "atado cabos" para construir una crónica de los hechos, pese a que su intención inicial fue escribir una novela.

"Este libro trata sobre cómo necesitamos la ficción para interpretar la realidad", aseguró el escritor, que considera que lo fundamental de lo sucedido el 23-F fue la actitud del Rey a la hora de parar el golpe, ya que el resto, todo el mundo, se calló, incluyendo las organizaciones sociales, la Iglesia, los empresarios, "y no digamos la ciudadanía".

"Aquí nadie quedó bien", afirmó en la presentación del libro en el Hotel Palace de Madrid, situado frente al Congreso.

Quizás por eso, por el valor simbólico de su gesto de coraje, el corazón del libro es la escena en la que tres hombres - el entonces presidente Adolfo Suárez, el general Manuel Gutiérrez Mellado y Santiago Carrillo - deciden no tirarse al suelo en el Congreso pese al famoso grito de Tejero tras el tiroteo que resuena en el hemiciclo.

"Hay tres tipos que deciden jugarse el tipo por la democracia, y en torno a eso gira todo el libro. Y son tres tipos que no eran en principio demócratas, ninguno de los tres", explicó Cercas, autor entre otras de la novela "Soldados de Salamina" (2001), su obra más popular, también llevada al cine.

ERRORES Y ACIERTOS DEL REY

Su gesto, sin embargo, no fue decisivo para que el golpe no triunfara, según el novelista, que señaló que pese a ser una cosa precipitada, una chapuza, estuvo a punto de salir bien. Los que lo pararon fueron el Rey y los militares que se pusieron incondicionalmente a sus órdenes, afirmó.

En cualquier caso, las iniciativas del monarca ese día, que acabó interviniendo en televisión situándose contra los golpistas, no quitan para que meses antes actuara "con irresponsabilidad, temerariamente", cuando "no sabía muy bien cuál era su papel", según el autor.

Cercas explicó que alrededor de 1980 se había instalado en España una especie de depresión colectiva, una psicosis de que la transición se iba a pique, había una sensación generalizada de que "había que hacer algo".

"La verdad es que el Rey en los meses anteriores al golpe, como gran parte de la clase política ... se equivocó e hizo cosas que no debía haber hecho, y eso facilitó el golpe, pero rectificó a tiempo y ese día lo hizo muy bien", declaró el autor.

Según Cercas, que se definió como no monárquico, el golpe de Estado blindó la corona y le dotó de legitimidad.

"¿Se gana los galones el Rey? Eso es indudable", declaró, afirmando en cualquier caso que eso no significa que hubiera que canonizar al monarca.