De San Jorge a San Bezos, el librero que más vende


jeffbezos_2

jeffbezos_2

Jeffrey lo vio claro. Le apasionaban los libros. Y le gustaba la tecnología. Pero su visión estaba marcada por su paso por Wall Street, el mundo en el que las ideas se convierten en dinero, mucho dinero. En 1994 abrió un sitio en internet con la idea de tener un escaparate editorial con fines informativos y, también, para actuar de intermediario entre lectores de EEUU y librerías. El e-mail inicial se convirtió en formulario y después, en empresa. Desde un garaje en Seattle (EEUU), Jeffrey se convirtió en almacenista y distribuidor de novelas o manuales de todo tipo. Según explicó una vez en una entrevista con Time, recibía e-mails con peticiones editoriales y conseguía un ejemplar con luego enviaba por correo postal. Así empezó todo hace apenas quince años. Hoy, Jeffrey es multimillonario.

En realidad todo el mundo le conoce como Jeff Bezos, fundador y presidente de Amazon.com, que en pocos años se ha convertido en uno de los mayores vendedores de libros –y videojuegos- de todo el mundo. Tiene un valor en bolsa de 30.000 millones de dólares y unos 55 millones de clientes. Desde 1997 cotiza y tiene accionistas por todo el mundo. Su facturación, al cierre de 2008, se elevó hasta los 19.000 millones de dólares. En febrero, la empresa dijo que el 6% de sus ventas ya son en formato digital, no sólo como canal de distribución de libros físicos. "Está marcando las reglas del juego para los que vengan detrás", explica Javier Celaya, fundador de la consultora editorial dosdoce.com.

Amazon.com junto a eBay y los sitios en internet de Barnes & Noble, Book a Million y Fnac agrupan entre el 20% y 30% de las ventas de los 3.000 millones de libros que se editan cada año en EEUU, según encuestas entre consumidores de las consultoras R.R. Brook y Fairfield Research que cita Publishers Weekly. La patronal BISQ (Book Industry Study Groups), a la que pertenecen todos los grandes grupos, no revela cifras por sectores en sus anuarios. En 2008, Amazon vendió 500.000 unidades de su lector electrónico Kindle y Sony, otras 300.000.

'Spain is different… again'

Sorprende el caso español frente a otros países, que no cuenta con su particular San Bezos para vender a través de la Red. Pese a la existencia de algunos operadores de libros on line, no cuenta con una página web señera e impulsora de los hábitos de compra on line para los lectores. "Vamos muy por detrás de otros países como EEUU o Reino Unido porque allí han sido los grandes grupos editoriales los que se han lanzado a vender", explica Celaya desde la Feria del Libro de Londres, donde, dice, “la crisis se nota más que en España porque empezó antes. Para este año, el sector editorial británico espera una caída del 40% en sus ventas físicas, pero un incremento del 108% sobre los libros en formato digital".

La industria editorial factura más de 3.000 millones de euros, según los últimos datos disponibles en el Observatorio de la Librería de CEGAL (Confederación Española de Libreros). Pero internet, como canal de distribución, apenas alcanza una cuota de mercado del 1% en España, incluyendo a grandes superficies y quioscos. Factura de 20 millones de euros, según las estimaciones de FGEE (Federación de Gremios de Editores). Sin embargo, las fuentes consultadas matizan que esa cifra excluye a los establecimientos especializados en libros, ya que el editor no sabe a ciencia cierta si el origen y destino de la compraventa se ha realizado por la Red, presencialmente o por correo.

Esa cifra se corresponde con los 255 millones de libros que pasaron por la imprenta en 2008, según difundidos en marzo por el INE (Instituto Nacional de Estadística) y más de 86.300 títulos diferentes que llegaron a las librerías durante el año pasado, que representan aumentos del 12% y 18% respecto a 2007. Según un estudio de Inmark, para la FGEE, en España existen 33.000 puntos de venta de libros, con presencia estable, aunque sea estacional o con una oferta limitada. "En torno al 15% (unos 5.000) serían puntos de venta especializados en libros (50% o más de su facturación); algo más de 20.000, aproximadamente, serían el resto de papelerías y quioscos; luego, habría entre 6.000 y 7.500 puntos más con una cierta habitualidad en la compra/venta privada de libros", apunta.

Precisamente, ese 15%, las clásicas tiendas de libros, es el más activo con las nuevas tecnologías y la venta online. Según estimaciones de CEGAL, las tiendas especializadas, excluyendo a grandes superficies, facturan unos 1.000 millones de euros al año, de los que el 3,2% tienen su origen en Internet. "No todas las librerías tienen la capacidad de montar una web y contratar a personal cualificado para mantenerla. Requiere una inversión que, en muchos casos, no pueden afrontar. Las que más venden son las especializadas en títulos académicos o técnicos", cuenta Michelle Chevalier, directora de CEGAL. “Internet es una herramienta para dar a conocer el fondo editorial de una librería. La lógica dice que el futuro pasa por estar ahí”, concluye. Apple, el que revolucionó la industria discográfica con los iPod e iTunes, ya ha comenzado a vender libros… digitales.