Diego Luna y Gael García Bernal, dos hermanos enfrentados por el fútbol en 'Rudo y cursi'

Diego Luna y Gael García Bernal, dos hermanos enfrentados por el fútbol en 'Rudo y cursi'

Diego Luna y Gael García Bernal, dos hermanos enfrentados por el fútbol en 'Rudo y cursi'

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El guionista Carlos Cuarón, hermano del conocido cineasta mexicano Alfonso Cuarón, debuta en la dirección con 'Rudo y cursi', una película en la que los actores Diego Luna y Gael García Bernal encarnan a dos hermanos que se convierten en rivales por un golpe de suerte que los lleva a jugar a fútbol profesional en México.

La cinta, que se convirtió en la más taquillera del año pasado en México y en todo un fenómeno social gracias a la canción que interpreta García Bernal, se estrenará en España el próximo día 24 de abril. "Escribí el guión de esta película sabiendo que la iba a dirigir y que Luna y García Bernal la iban a protagonizar", destacó hoy Cuarón quien ya había trabajado con los actores en 'Y tu mamá también'. Las historia de estos dos hermanos que pasan de mendigos a millonarios ha sido producida por Cha Cha Chá, la productora del propio Alfonso Cuarón, Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro.

'Rudo y Cursi' sigue las peripecias de Beto (Luna) y Tato (García Bernal) Verdusco, dos hermanos que, además de trabajar en una plantación de plátanos, son miembros del equipo de fútbol local. Beto, apodado 'Rudo' por su forma de ser y de jugar, sueña con ser futbolista profesional, mientras que Tato ansía ser un cantante famoso. A pesar de sus diferencias, ambos comparten un deseo: construir una casa para su madre Elvira (Dolores Heredia). La suerte les sonríe cuando 'Batuta' (Guillermo Francella), un ojeador de fútbol, los descubre por casualidad. Tato es el primero en mudarse a la gran ciudad y en convertirse en la estrella del Deportivo Amaranto, donde su curioso estilo le vale el apodo de 'Cursi'.

"EL SUEÑO MEXICANO"

El cineasta novel destacó hoy que ha rodado esta película "con una gran libertad". El marcado acento mexicano con el que hablan los actores es en parte una invención, mezcla de varios acentos, que el director emplea porque está "harto de escuchar el chilango genérico que usa el cine mexicano o el español genérico de las televisiones que no muestran la gran diversidad cultural" que hay en su país.

"Puede que a los espectadores españoles les cueste el vocabulario y se extrañen , pero en el fondo, el problema es que tienen el oído mal educado porque están muy acostumbrados a que todas las películas se doblen", añadió.

Las mayor parte de las marcas de publicidad que aparecen y los equipos de fútbol donde juegan los protagonistas también son ficticios, entre otras cosas, "porque no salen muy bien parados por la corrupción y trapicheos entre los partidos y los jugadores". "El fútbol es uno de los sueños que la sociedad mexicana ofrece a los jóvenes", apuntó Cuarón quien añadió a esa lista "los ídolos de plástico que continuamente generan las televisiones y el narcotráfico" que definió, con tristeza, como "la institución más sólida de su país".

De su primera incursión el mundo de la dirección, Cuarón resaltó que la encuentra compatible a la escritura del guión, como ha sido el caso de este film. "Aunque el trabajo de guionista sea solitario, el de dirección, a pesar de ser muy gregario y social, puede hacerte experimentar realmente la soledad de estar acompañado", indicó. Aunque en apariencia parezca una comedia, el recién estrenado cineasta puntualizó que "se trata más bien de un drama con sentido del humor donde ha buscado la risa del dolor y el dolor de la risa".

Cuarón que se definió como una apasionado del fútbol, comentó que los dos actores se creen muy buenos y que sacarlos a la verdad es difícil. Diego es un delantero con un estilo comparable al de Salinas, como un tronco que las mete sin saber; y Gael es un pésimo delantero y bastante mejor lateral, opinó el director quien resaltó que los tres compiten en una liga de fútbol mexicana.