Francia sucumbe a la prosa de House

Francia sucumbe a la prosa de House

Francia sucumbe a la prosa de House

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El humor negro del doctor al que da vida el actor británico Hugh Laurie triunfa en Francia dentro y fuera de la pequeña pantalla. El triunfo mediático del personaje ha llevado al país vecino a descubrir y adorar la faceta de escritor de House.

Igual que sucedió en España, hasta que se estrenó la serie 'House' en Francia hace dos años, Hugh Laurie era un actor practicamente desconocido. Cuando la cadena privada gala TF1 estrenó la serie en el país galo, en 2007, se convirtió en un gran éxito de audiencias, alcanzando los 10 millones de telespectadores el pasado mes de marzo.

Hugh Laurie se ha convertido en un fenómeno mediático en Francia y catapultado por ese éxito se ha convertido en un escritor multiventas gracias a una novela que publicó en Reino Unido hace casi una década. En 2006, la editorial Planeta lanzó 'The gun seller' bajo el título 'Noche de perros' y ha sido traducida en el país vecino como 'Tout est sous contrôle'.

Según informaciones del diario británico 'The Guardian' recogidas por Europa Press, el pasado mes de marzo la novela de Laurie, un thriller cómico en el que abunda el humor negro, fue la más vendida en toda Francia. Ha vendido más de 100.000 copias desde que en febrero una pequeña editorial con poco renombre, Sonatine, la pusiera en el mercado.

François Verdoux, responsable de la editorial Sonatine confiesa que el descubrimiento de la novela de Hugh Laurie fue todo un hallazgo. Se lo atribuye a su director editorial, que tropezó con ella una noche en Internet, concretamente en la tienda online Amazon, después de haber visto un episodio de House.

"House es todo un fenómeno aquí. Pero pese a su increíble popularidad, nadie tenía ni la más remota idea de que Laurie había escrito un libro", explica Verdoux sobre un libro que originalmente se publicó en 1996 y que ha recibido casi la aclamación unánime de la exigente prensa literaria gala.

Sin embargo, la mayor parte del enorme éxito de ventas de 'Tout est sous contrôle' proviene de la fascinación que los franceses sienten por la figura del personaje de Hugh Laurie en la pequeña pantalla más que por su prosa. Su humor ácido y su carácter "típicamente británico" ha provocado que en Francia algunos le consideren como el próximo Hugh Grant.