La 40 Fira del Llibre de València arrancará con 80 casetas y "espléndidas" expectativas a pesar de la crisis

A una semana de la nueva edición, el Gremi lamenta que Generalitat y Ayuntamiento adeudan 35.000 euros en subvenciones del año anterior

VALENCIA, 14 (EUROPA PRESS)

La Fira del Llibre de València llega a su 40 aniversario con un presupuesto de alrededor de 400.000 euros y un incremento en la participación de las empresas del sector que, distribuidas en 80 casetas, esperan repetir las "espléndidas" cifras en ventas y público de ediciones anteriores, a pesar de la crisis.

Entre el miércoles 22 de abril y el 3 de mayo, los Jardines de Viveros serán de nuevo el entorno donde los libreros tendrán la oportunidad de presentar las últimas novedades literarias mientras se preparan para asumir el "reto" de las ediciones digitales.

La presidenta del Gremi de Llibrers, Glòria Mañas, y el presidente de la Asociació d'Editors del Pais Valencià, Rafael Domínguez, presentaron hoy el programa de actividades que a lo largo de 12 días desarrollará charlas, lecturas poéticas, presentaciones de libros a cargo de sus autores, cuentacuentos, espacios de lectura, unos 20 talleres al día de animación lectora en centros educativos y varias exposiciones, entre ellas una retrospectiva de los mejores libros ilustrados.

Para este año, la Fira consolida la "importante" colaboración de Caja del Mediterráneo (CAM), además de contar con 9.000 euros de subvención de la Diputación de Valencia, pero de la directora general del Libro, Archivos i Bibliotecas, Silvia Caballer, no sabe cuanto recibirá. Según dijo, tiene el "compromiso verbal" de que dará "todo lo que pueda", pero nada por escrito, puntualizó Mañas.

En este sentido, explicó que este año, la Dirección General del Libro ha creado una partida específica "para ferias" en lugar de asumir gastos concretos. "Se supone que hay más dinero pero distribuido de otra manera" que por el momento se desconoce, indicó la responsable del Gremi. No obstante, Caballer se ha comprometido a "subvencionar todo lo que presentemos como gastos posibles a asumir por esa partida" presupuestaria, "a no ser que los servicios jurídicos digan algo en contra", añadió Mañas.

Así, el presupuesto para la 40 Fira del Llibre cuenta con las "buenas palabras" y el "compromiso verbal" de la edil de Cultura, Mª José Alcón, y de la directora general del Libro, Silvia Caballer, de "apoyo" al evento, pero "sin compromiso por escrito" ni cifras concretas sobre su aportación, precisó.

A esto, la presidenta del Gremi de Llibrers lamentó que hay que sumar que, a una semana de la nueva edición de la 40 Fira del Libre de València, tanto Generalitat como Ayuntamiento adeudan un total de 35.000 euros en subvenciones del año anterior. En concreto, la concejalía de Cultura "todavía" no ha pagado los 10.000 euros que le corresponden ni la Dirección General del Libro ha aportado los 25.000 euros que comprometió para la Fira de 2008.

Sin embargo, Mañas se confió en que ambas administraciones realicen estos pagos "de aquí al día 22 de abril", fecha en que se inaugura el certamen de este año, que en esta ocasión se adelanta un día, para poder celebrar el Día del Libro.

"TOREAR" LA CRISIS

El sector, que aprovechará este espacio para presentar las últimas novedades literarias, llega a la Fira tras haber pasado un 2008 "bueno", a pesar de la crisis económica, lo que viene a "confirmar que la lectura es un tipo de ocio barato", apuntó la presidenta del Gremi de Llibrers. No obstante, reconoció que los últimos meses de febrero y marzo han sido "bastante complicados".

Al respecto, Mañas indicó que "el sector de las librerías no ha de estar especialmente preocupado" ya que la crisis "no está incidiendo de forma sangrante" en ellas. De hecho, el de los libros "siempre sido un sector en crisis", lo que quizá "ha servido para torearla mejor", incidió.

LECTORES DIGITALES

En este contexto, la presidenta del Gremi de Llibrers espera en que el 40 cumpleaños de la Fira valenciana sirva también para "motivar y preparar" a los libreros ante las ediciones digitales, algo que no consideró una amenaza, sino un "reto" que afrontar y al que "adaptarse". Para ello, confió en que a finales de año, la mayoría de las librerías puedan ofrecer libros digitales, así como el lector digital, auguró.

Al respecto, el presidente de la Asociació d'Editors del Pais Valencià, Rafael Domínguez, lamentó que en lo que se refiere a este tipo de producto "todo va muy deprisa" pero "todo está por legislar", al tiempo que instó a "adaptarse lo más rápidamente posible" a un realidad que está ahí. "No se puede mirar hacia otro lado", sentenció.