LA RIOJA.-El enfrentamiento entre hermanos, enmarcado en la Tercera Guerra Carlista, último libro de Martínez de Lezea

La autora vasca también prueba en la novela infantil con la publicación de 'Nur y el gnomo irlandés' LOGROÑO, 17 (EUROPA PRESS) La escritora alavesa, Toti Martínez de Lezea presentó hoy su último libro 'La flor de la argoma', en el que habla del "enfrentamiento entre hermanos dentro de la misma familia" que "se ha dan, se han dado y se darán, por cuestiones de herencia", y que la autora ha enmarcado en la III Guerra Carlista. Martínez de Lezea señaló a Europa Press que lo enmarcó en la III Guerra Carlista porque "fue un enfrentamiento entre hermanos a otro nivel". En este caso narra la vida de los cuatro hermanos Urrondo, pero centrada sobre todo en Bittor y Eladio, que se encuentran en posiciones enfrentadas, tanto por la guerra, puesto que "uno era liberal y otro carlista", por la lucha por la propiedad del caserío 'Urondoa' y también por el amor de una mujer, Julia. La escritora vasca decidió localizar la historia en el valle de Araotz de Oñati, puesto que "me gusta poner una localización en mis historias, que se puedan visitar". Y en este caso, tanto el valle como Oñati "es una preciosidad". La publicación se presenta a las 19.30 horas en el Foro Santos Ochoa de Logroño. Además de 'La flor de la Argoma', la escritora alavesa dio a conocer su primera novela infantil 'Nur y el gnomo irlandés', que surgió al tener "mi primera nieta". A raíz de ello, "ésta te cuenta una historia, con esa imaginación que tienen los niños, y eso me llevo a escribirle una historia". Ambos libros han sido publicados por la Editorial 'Erein'. La edición de Nur, empieza cuando ésta encuentra un gnomo en la basura de la casa de su abuela. La niña es feliz, pero su abuelo piensa que es un ratón y no para de poner cepos por toda la casa. Nur y sus amigos Ainara, Noelia, Unai y Peio, mientras tanto, se divierten con el gnomo, que se llama Finn y resulta que es irlandés. Tanto los niños como Finn empiezan así una gran amistad que les llevará a vivir distintas aventuras. Martínez de Lezea señaló que la historia se le ocurrió cuando en su caserío se les coló un ratón "listísimo", con el que convivieron durante siete meses, y a partir de ahí, el ratón se convirtió para el libro en un gnomo.