Economía.- Comunidad de Madrid cree que los recursos contra estatutos de Caja Madrid obedecen a "intereses particulares"

MADRID, 25 (EUROPA PRESS) El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, consideró hoy que el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), Juan Ramón Quintás, no estuvo "muy afortunado en sus declaraciones" de ayer en las que acusó de intervencionismo al Gobierno regional en Caja Madrid y consideró que los recursos contra los nuevos estatutos y reglamento de la entidad obedecen a "intereses particulares". "Cualquier responsable de una institución en un Estado de Derecho tiene que reconocer que las leyes aprobadas por los parlamentos son de obligado cumplimiento, y si no se está de acuerdo que se vaya a los tribunales, pero mientras estén en vigor se deben aplicar", apuntó en declaraciones en Onda Madrid, recogidas por Europa Press. "Todo parece indicar que tienen la intención de ir a los tribunales y recurrir, pero no con el objetivo único de mejorar el derecho de todos, sino que han caído en la tentación de defender su intereses particulares", manifestó. GÜRTEL Y ESPÍAS Por otro lado, González se refirió a que se hayan archivado las quejas del PP contra Garzón por la filtración de datos en el caso 'Gurtel'. "Con independencia de la resolución del CGPJ, es evidente que la actuación del juez Garzón no ha sido la mejor para el interés general, la imagen de la Justicia y la defensa de los derechos de las personas afectadas. Se ha hecho un juicio público a través de filtraciones y se han quebrado las garantías de las personas afectadas", manifestó. "Está claro que no ha habido interés en que las cosas se difundan de forma razonable para garantizar la defensa y el derecho de las personas afectadas porque se han producido filtraciones de forma organizada y sistematizada", añadió. En cuanto a que él mismo haya sido espiado, el dirigente popular comentó que ha denunciado los hechos y que espera que el juez y la policía judicial aclaren cuanto antes quién lo ha hecho y con qué fines. "En mi caso es claro que alguien ha gastado dinero y ha usado métodos sofisticados para el seguimiento de mi persona. En el caso de Madrid, como dijo Rubalcaba, es un trabajo de Mortadelo y Filemón, tal como se ha verificado con los trabajos de la comisión", dijo. González habló de lo duro que ha resultado "saber que desde 2006 alguien se ha dedicado a perseguirte e investigarte, implicando a familiares y amigos". Y admitió que "mira más hacia atrás" después de estos incidentes. Dijo también que tiene alguna versión sobre el autor de estos hechos pero que no quiere "hacer juicios no fundados". No obstante, al ser preguntado sobre si pudiera tratarse de algún financiero que le tenga manía, Ignacio González contestó que "es posible". "En el Gobierno de la Comunidad de Madrid se toman muchas decisiones, como es lógico, y en ocasiones pueden gustar o no. Que por esto, alguien, con métodos torticeros, quiera desprestigiar a responsables políticos, si es así, es inaceptable y condenable", comentó. Por otro lado, dentro de las declaraciones que se produjeron en los primeros momentos, González calificó de "excesiva, inadecuada y equivocada" la reacción del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, quien dijo que la Comunidad había construido un equipo parapolicial para hacer espionajes y que se había utilizado dinero público para los mismos. "A la vista de las circunstancias, debería rectificar", insistió. No le extrañó, sin embargo, que Alfredo Prada no estuviera presente en la Asamblea el día que se notificaron las conclusiones de la comisión, porque "Prada comunicó que estaba fuera de España por los asuntos de inmigración que lleva dentro del partido". "Pero sí creo, que si uno tiene responsabilidades parlamentarias, la tónica general debe ser la presencia y no la ausencia", añadió. En cuanto al boicot del grupo socialista por el cierre de la comisión, en opinión del vicepresidente "es totalmente inaceptable porque se trata de una dejación de las funciones que le corresponden". "Todo esto pone de manifiesto el bajo nivel político del partido de la oposición y espero que los ciudadanos tomen buena nota para exigir responsabilidades, porque votar a alguien que no está dispuesto a ejercer el trabajo que le corresponde es tirar el voto", agregó. González habló de la gestión del Gobierno de Zapatero y aseguro que "es una evidencia que está en horas bajas, tanto que nos tiene a todos de baja prácticamente terminal y sumidos en una crisis absolutamente terrorífica que negó hasta que la evidencia le superó y tuvo que reconocerla". "Para colmo, ha dejado la crisis en manos del ministro que nos dejó la otra crisis. Nadie pensó que Solbes podría superarse a sí mismo y resulta que lo que nos dejó en el 95 es un lujo al lado de lo que tenemos en 2009, y subiendo", reflexionó. Sin embargo, González descartó que la ministra de Defensa tomara ella sola la decisión de retirar las tropas de Kososvo. "Una decisión de este tipo siempre se consulta con el presidente del Gobierno. Otra cosa es que después de meter la pata, sobre todo, ante Estados Unidos, Zapatero haya tratado de rectificar, pero le han pillado", manifestó.