La CE alega que no se protege de periodistas sino de funcionarios descuidados

  • Bruselas, 12 feb (EFE).- La Comisión Europea señaló hoy que no trata de impedir a los periodistas hacer su trabajo, sino de asegurarse que sus propios funcionarios cumplen su responsabilidad de "proteger" determinadas informaciones, para preservar el "interés público".

La CE alega que no se protege de periodistas sino de funcionarios descuidados

La CE alega que no se protege de periodistas sino de funcionarios descuidados

Bruselas, 12 feb (EFE).- La Comisión Europea señaló hoy que no trata de impedir a los periodistas hacer su trabajo, sino de asegurarse que sus propios funcionarios cumplen su responsabilidad de "proteger" determinadas informaciones, para preservar el "interés público".

La polémica tiene su origen en la publicación de una nota interna de la CE en la que se advierte de los intentos de espionaje cada vez más numerosos, y que apunta a periodistas, becarios y "lobbystas" como potenciales sospechosos.

La asimilación de periodistas y "lobbystas" (representantes de grupos de presión) provocó hoy una queja de la Asociación de la Prensa Internacional (API) ante la Comisión.

El portavoz jefe de la Comisión Europea (CE), Johannes Laitenberger, señaló en rueda de prensa, al ser preguntado por el papel de los informadores, que el problema no radica en "el trabajo de los periodistas", sino "en el trabajo de los funcionarios", quienes "deben cumplir con sus obligaciones", reiteró.

"La Comisión está muy concienciada y respeta que la esencia del periodismo es buscar información", subrayó el portavoz.

Por ello, señaló que la actual Comisión ha sido la encargada de levantar "las restricciones" que, "durante décadas", sufrieron los medios en sus relaciones con el Ejecutivo comunitario.

Pero puntualizó que la "estandarización" de estas relaciones no exime de proteger la información confidencial de la que es depositaria la Comisión, por lo que pidió "un poco de comprensión".

La nota interna, divulgada inicialmente por el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung, fue elaborada por el director del departamento de seguridad de la CE, Stephen Hutchins, y está dirigida a todos los responsables de cuestiones de personal en los diferentes departamentos del Ejecutivo de la Unión Europea (UE).

El documento apunta a periodistas, becarios, trabajadores externos de la CE o diplomáticos como personas que "siguen intentando obtener información sensible y secreta".

Bruselas alberga la Unión Europea, la OTAN y otras instituciones internacionales, cuya actualidad es seguida por unos 1.200 periodistas acreditados.