Multa de 100.000 euros al Ayuntamiento de Noja por usar para aparcamiento zonas de las Marismas

SANTANDER, 23 (EUROPA PRESS) La sala de lo contencioso-administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) ha cofirmado la sanción de 100.000 euros impuesta al Ayuntamiento de Noja por el Gobierno de Cantabria por explotar un aparcamiento regulado en las zonas protegidas del Parque Natural de las Marismas de Santoña, Victoria y Joyel. La sentencia, hecha pública hoy, desestima así el recurso interpuesto el 21 de febrero de 2008 por el Consistorio contra la resolución de la Dirección de Biodiversidad que le sancionó con 100.000 euros y le impuso la obligación de resituir la zona aparcamiento a sus condiciones previas, eliminando tanto las señales como la delimitación efectuada con pintura en el firme. El Ayuntamiento alegó que había sido objeto de una doble sanción por los mismos hechos, ya que con anterioridad, el consejero de Ganadería, Agricultura y Pesca, le había impuesto, en enero de 2007, una multa de 60.101,22 euros, por una infracción muy grave de la Ley de Conservación de la Naturaleza, que también fue impugnada y sobre la que hubo sentencia, por adecuar áreas de aparcamiento en zonas de uso moderado y reserva del plan de ordenación de los recursos naturales de las marismas. Por su parte, la Administración demandada alegó que si bien la infracción imputada al Ayuntamiento arrancó en su día con la ejecución de un aparcamiento, la delimitación de las áreas de estacionamiento continuó y se realizaron posteriormente usos prohibidos por la legislación vigente por lo que existieron conductas reiteradas en el tiempo merecedoras de sanciones distintas. Así, en el primer caso se sancionaban los usos prohibidos efectuados sin autorización, mientras en el segundo la sanción fue por nuevos usos prohibidos, es decir, por reiteración de conducta en la zona de reserva y uso moderado, siendo reiterado por la existencia de una empresa adjudicataria del servicio de estacionamiento limitado que pone en evidencia, según la Administración, la realización continuada de usos indebidos, al explotar un aparcamiento regulado en las zonas protegidas del Parque Natural de las marismas de Santoña, Victoria y Joyel. OCUPACIÓN DE 3.440 METROS CUADRADOS La sentencia recoge que el servicio de vigilancia de costas efectuó denuncia, entre los días 21, 27, y 29 de junio de 2007, sobre la instalación de parquímetros y señales de estacionamiento limitado y controlado e instruyó un pliego de cargos en el que consta la ocupación de 3.400 metros cuadrados de dominio público marítimo terrestre, con el fin de utilizarlos como aparcamiento de vehículos, con carácter lucrativo, para lo cual, además de señalizar adecuadamente las zonas, se instalaron parquímetros y carteles. Dicha superficie destinada a aparcamiento se repartía entre 400 metros cuadrados a la entrada de la playa de Tregandín; 240 m2 junto al hotel Los Tamarises, y 2.800 m2 en Helgueras. El TSJC, que recuerda que la Ley de Conservación de la Naturaleza de Cantabria tipifica como infracción muy grave el incumplimiento en los espacios protegidos del régimen general y específico de usos y actividades, señala que el Ayuntamiento de Noja explotó un aparcamiento en las zonas de reserva y usos moderados de las Marismas, para lo cual estableció una ordenanza que el mismo tribunal anuló parcialmente. Rechaza el TSJC el argumento de la Administración municipal de que se le haya sancionado dos veces por el mismo hecho y señala que se trata de distintos hechos que se suceden en el tiempo, ya que en una ocasión se le impuso una sanción por delimitar áreas de un aparcamiento con señalizaciones sin pedir autorización, y, "habiendo continuado con el uso del aparcamiento prohibido, que lo ha adjudicado a una empresa, merece asimismo ser sancionado" por dicho uso que además reitera y continúa "pese a ser sabedor de que infringe la normativa". Por ello, confirma la multa de 100.000 euros y la obligatoriedad de restituir la zona de aparcamiento delimitada a sus condiciones previas, eliminando las señales, los carteles anunciadores y la pintura del firme.