Los chollos inmobiliarios de los bancos no siempre son una ganga


A los precios de la vivienda les queda mucho por bajar porque siguen siendo inaccesibles para gran parte de los ciudadanos. Los bancos se esfuerzan por deshacerse de su stock inmobiliario creando portales para vender los pisos que no han podido vender o han tenido que embargar, siempre bajo la premisa de ofrecer precios bajos y ventajosas condiciones de financiación.

Pero no es oro todo lo que reluce: dándose una vuelta por diversos puntos de la geografía y buscando inmuebles de similares características se puede apreciar como en la mayoría de casos se puede encontrar un precio mejor si se recurre a otro tipo de buscador, como idealista.com o fotocasa.es.

Algunos ejemplos al azar: en Servihabitat, de La Caixa, encontramos un piso en la calle Bolivia 148 de tres habitaciones distribuidas en 94 metros cuadrados por 462.375 euros; una vivienda en el mismo bloque, con 98 metros cuadrados, cuesta 420.708 euros buscando en el portal inmobiliario idealista.com; en el servicio inmobiliario de Caja Madrid nos ofrece un piso en la madrileña calle de Lillo por 203.000 euros para 82 metros cuadrados; un piso en la misma calle y con 90 metros cuadrados cuesta 195.000 euros, casi un millón de las antiguas pesetas menos. Y no son los únicos ejemplos.

Altamira, del Banco Santander

Para ver qué promociones ofrece el Banco Santander nada mejor que ir a Cantabria, concretamente a Reocín, a un bloque edificado en el Barrio la Jera. El Banco ofrece por 176.000 euros una vivienda de 171 metros cuadrados construidos con tres habitaciones, dos baños, garaje, trastero y jardín. Una vivienda de idénticas características cuesta 195.000 euros (un 10,8% más) si se compra a través de un usuario particular.

En este caso, y en otros aleatorios consultados en la región, las ofertas de la entidad sí parecen ventajosas, pero la cosa cambia cuando se sale de la región: un chalet pareado en la Ciutadella de Menorca (262 metros cuadrados, terraza, jardín, cuatro habitaciones y tres baños) cuesta 510.946 euros en Altamira; pero en idealista.com aparecen hasta ocho ofertas de chalets con las mismas características sensiblemente más baratos: los precios de las ofertas varían entre los 438.593 y los 434.288 euros según la oferta, es decir, un 11,7% más baratos que lo ofrecido por el Santander.

Para comprobar que no es casualidad, nos vamos a Badajoz. En el portal del Banco Santander, un dúplex en la calle Hermanos Vidarte de 115 metros cuadrados con 4 habitaciones, tres baños, garaje y terraza cuesta 296.000 euros. En el edificio de al lado, construido en el mismo momento, un piso de 120 metros cuadrados con cuatro habitaciones, dos baños y garaje cuesta 192.000 euros, un 15,4% menos; eso sí, sin ser dúplex.

Anida, del BBVA

Repetimos experimento: viajamos a Euskadi para ver si el BBVA ofrece pisos más económicos de lo que se encuentra en el mercado. Así, un piso de 66 metros cuadrados y una habitación en el céntrico Paseo Uribitarte cuesta hasta 339.400 euros según Anida, mientras que en otro portal inmobiliario encontramos lo mismo un piso más abajo por 420.000 euros. Salimos de la gran ciudad para ir a Irún y comprobar que un tercero sin ascensor de 54 metros cuadrados en la calle Prudencia Arbide cuesta 118.800 euros en la agencia del banco, mientras que un bajo en el edificio de al lado de 70 metros cuadrados cuesta 155.000 euros en idealista.

Al buscar en el resto de España se encuentran casos en ambos sentidos. La gencia del BBVA ofrece condiciones ventajosas por ejemplo en Vigo: un piso de 100 metros cuadrados en la calle López Mora se vende desde 161.000 euros, mientras que una vivienda del edificio contiguo de apenas 60 metros cuadrados resulta más cara a través de idealista: 170.000 euros; sin embargo, en la localidad canaria de Arrecife encontramos un inmueble de 63 metros cuadrados en la calle Muyay por 82.500 euros, mientras que unos números más abajo, en la misma calle, hay otro de 73 metros cuadrados y sensiblemente más barato: 75.000 euros.

Aliseda, del Banco Popular

Nos vamos hasta Alcalà de Xivert, en la costa castellonense. El buscador inmobiliario del Banco Popular nos ofrece un chalet adosado de dos plantas, tres dormitorios y dos baños en una superficie de 122 metros cuadrados por 280.000 euros. A juzgar por el precio de mercado no es una buena oferta: sin salir de la misma población tenemos un dúplex adosado de 210 metros cuadrados, también con tres dormitorios y dos baños, por 241.914 euros

Seguimos en la costa, pero más al sur. Al azar elegimos una pequeña población murciana, Baños y Mendigo, en la que se han levantado multitud de chalets lujosos al socaire del boom inmobiliario. La agencia del Banco Popular nos ofrece un chalet de 136 metros cuadrados, con tres habitaciones y dos baños, enclavado en una parcela de 436 metros cuadrados por 496.460 euros. En la misma urbanización encontramos un chalet del mismo tamaño y características, pero con una parcela de 507 metros cuadrados casi un 40% más barato: 267.670 euros.