Los niños prefieren a sus padres al volante, aunque corran más que las madres

MADRID, 19 (EUROPA PRESS)

El 51,1 por ciento de los niños de entre 10 y 15 años piensa que su padre conduce "muy bien", frente al 41,3 por ciento de los menores que opinan lo mismo de su madre, pese a que la mayoría cree que su padre corre más y también se enfada más al volante, según el estudio 'Los conductores españoles, según sus hijos' presentado hoy por la Asociación Empresarial del Seguro, UNESPA.

Tanto niños como niñas opinan que su padre conduce mejor que su madre, siendo las niñas las que valoran mejor al padre (54,6 por ciento), frente a los niños (48 por ciento). No obstante, esta buena valoración del padre no parece corresponderse con una correcta conducción en términos de seguridad vial, ya que ellos van a más velocidad y pierden los nervios con más frecuencia.

Así, el 8,3 por ciento de los niños afirma que cuando sea mayor conducirá más despacio que su padre, y sólo un 9,6 por ciento dice que conducirá más rápido, mientras que un 21 por ciento cree que conducirá más rápido que su madre y sólo un 3,4 por ciento afirma que correrá menos que su madre.

Además, preguntados por quién se enfada más cuando conduce, el 25,3 por ciento señala que su padre pierde los nervios a menudo con el resto de conductores, frente a un 21,5 por ciento que dice que su madre se enfada cuando conduce.

Para el director de Análisis y Estudios de UNESPA, Miguel Ángel Vázquez, la buena opinión que los niños tienen sobre sus padres tiene que ver con que "van con más frecuencia en el coche con su padre que con su madre". De hecho, según el estudio, en el 54,8 por ciento de los casos es el padre quien conduce, en un 12,4 por ciento conduce la madre y en el 32,7 por ciento es la madre quien conduce.

"AMBOS SON BUENOS CONDUCTORES"

No obstante, pese a la diferencia entre padres y madres, en general, los niños opinan que ambos son muy buenos conductores. Así, el 77,1 por ciento quiere conducir como su padre cuando sea mayor y el 71,6 por ciento quiere hacerlo como su madre. Asimismo, un 83 por ciento señala que nunca pasa miedo cuando va en el coche, un 15,5 por ciento dice que pasa miedo alguna vez y sólo un 0,2 por ciento siente miedo a menudo cuando va con sus padres.

Estas buenas opiniones van cambiando según el niño se hace mayor y se vuelve "más crítico", señaló Vázquez. El 61 por ciento de los conductores de hasta 12 años calificaron a su padre como excelente conductor, porcentaje que en el caso de la madre fue de 51,2 por ciento. Sin embargo, en el tramo de edad de entre los 13 y 15 años ambos porcentajes descienden hasta el 40,3 por ciento para el padre y hasta el 32,8 por ciento para la madre.

Preguntados por qué medidas habría que aplicar para mejorar la seguridad vial, el 33,3 por ciento piensa que habría que reducir los límites de velocidad; el 29,5 por ciento, enseñar a conducir mejor; el 22,1 por ciento, poner más policías; y el 12,9 por ciento, poner más multas. Además, 87,4 por ciento afirma que lleva el cinturón de seguridad en el coche en todos los casos, y un 10,2 por ciento sólo lo usa en los viajes largos.