Los quioscos de prensa vuelven a vender tabaco


Una de cal y otra de arena. Mientras que los taxistas se han levantado en masa contra la Ley Ómnibus, otro importante colectivo de autónomos, los vendedores de prensa, han aplaudido esta nueva norma, porque vuelve a autorizar la venta de tabaco en estos locales, siempre y cuando tengan acceso directo a la vía.El Gobierno ha aprovechado este nuevo reglamento para modificar el punto del artículo 4 de la ley  de Medidas Sanitarias contra el Tabaquismo, donde se prohibía a estos establecimientos la venta de tabaco. Tres años después, el Ejecutivo se ha dado cuenta del perjuicio económico que ha supuesto para estos negocios tal prohibición y, gracias a una enmienda, se ha modificado la medida. A partir de ahora, los quioscos de prensa podrán vender tabaco siempre y cuando quepa en su interior una máquina expendedora. Ésta, además, deberá estar en un lugar que permita la vigilancia constante de su uso.De hecho, la nueva redacción especifica que las máquinas de tabaco "no se podrán ubicar en las áreas anexas o de acceso previo a los locales, como son las zonas de cortavientos, porches, pórticos, pasillos de centros comerciales, vestíbulos,  distribuidores, escaleras, soportales o lugares similares que puedan ser parte de un inmueble pero no constituyen propiamente el interior de éste".Según datos de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos, "en el año 2005, cuando se aprobó la Ley de Medidas Antitabaquismo, había en España 34.000 establecimientos de venta de prensa en activo, de los cuales sólo a unos 3.000, que eran quioscos a pie de calle, se les permitió continuar con la labor de venta de tabaco. Hoy, en diciembre de 2009, los establecimientos abiertos no superan los 28.000, manteniéndose en 3.000 el número de quioscos a pie de calle".Este colectivo también señala que durante los tres años que llevar en vigor la prohibición, los locales de venta de prensa han perdido 6.000 efectivos y una reducción de ingresos que en algunos casos ha llegado al 40%.