(Ampl) El desplome de los ingresos lleva al Estado a registrar un déficit de 6.553 millones hasta abril

Ocaña no ve "brotes verdes" en la evolución de la recaudación, ya que los ingresos tardan más en recuperarse que el resto de la economía

MADRID, 26 (EUROPA PRESS)

El Estado registró un déficit de 6.553 millones de euros hasta abril, en términos de Contabilidad Nacional, el 0,6% del PIB, frente al superávit de 9.123 millones de euros del mismo periodo del año anterior, según los datos ofrecidos hoy por el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña.

Este resultado fue consecuencia de unos pagos que se situaron en 51.729 millones de euros, un 9,9% más, mientras que los ingresos sumaron 45.176 millones de euros, lo que supone una caída del 19,6%.

En términos de caja, que computa los ingresos y gastos que efectivamente se han realizado durante el periodo, el Estado alcanzó un déficit de 8.467 millones de euros, frente al superávit de 8.376 millones registrado entre enero y abril del 2008.

Según Ocaña, el déficit obtenido debe analizarse teniendo en cuenta el impacto de las diferentes medidas tomadas por el Gobierno para aumentar la liquidez de las empresas y familias, además de la menor recaudación, debido a la situación económica actual.

En este sentido, aseguró que no se vislumbran "brotes verdes" en la evolución de la recaudación y aseveró que los ingresos se estabilizarán y recuperarán más tarde que el resto de la economía, mientras que la recuperación será "desigual" entre la diferentes figuras impositivas.

"No vemos una recuperación en ninguna figura, como es normal", indicó el secretario de Estado, quien, sin embargo, no quiso anticipar cifras de déficit ni del Estado ni del conjunto de las administraciones públicas para el cierre del año.

Ocaña se limitó a recordar que antes de que acabe junio, el Gobierno presentará el techo de gasto para los Presupuestos de 2010, momento que utilizará para revisar el cuadro macro y las previsiones de déficit. "Ocurrirá dentro de pocas semanas", señaló, tras adelantar que el año 2009 será "difícil" para las cuentas públicas. Sin embargo, sí reiteró que la intención del Gobierno es que el déficit regrese al entorno del 3% en 2012, tal y como exige Bruselas.

La recaudación neta registrada hasta abril ascendió a 64.924 millones de euros, un 12,6% menos, y los impuestos directos sumaron 33.014 millones, lo que supone un descenso del 4,7%. En concreto, el IRPF cayó un 11,7% debido a la caída de las retenciones del trabajo por el incremento del paro y a la deducción de hasta 400 euros que, en los cuatro primeros meses del año, supuso 2.000 millones de euros.

MEDIDAS DE CONSOLIDACIÓN FISCAL EN 2010.

Sobre la posible eliminación de esta deducción, Ocaña se limitó a decir que el Gobierno aún no se ha planteado medidas concretas en este sentido, aunque subrayó que "indudablemente" habrá que hacer un esfuerzo de consolidación fiscal que se concretará en los Presupuestos de 2010.

Según Ocaña, el IRPF sigue comportándose "bastante mejor" en términos comparativos que otros impuestos y la caída se debe fundamentalmente a los cambios normativos. En este sentido, aseguró que, si se ajustan estos impactos, la caída sería del 3,6%.

El Impuesto de Sociedades, por su parte, aumentó un 59% en los cuatro primeros meses del año, aunque este dato debe homogeneizarse con la ampliación del plazo de presentación del primer pago fraccionado en 2008 hasta el 5 de mayo y por la desaparición en 2009 de la libertad de opción del pago al 18% de la última cuota del impuesto.

Así, Ocaña aclaró que existe una "distorsión" comparativa "sesgada" porque en abril de 2008 no se pudo recaudar mucho por este impuesto debido a los cambios normativos, por lo que la cifra de abril no permite sacar ninguna conclusión. Aseguró que si se corrigieran estos impactos, la recaudación por Sociedades habría caído un 27,7%.

LOS IMPUESTOS INDIRECTOS CAEN UN 27,5%.

Los ingresos por impuestos indirectos alcanzaron los 25.005 millones de euros, un 27,5% menos que en el mismo periodo de 2008. La recaudación por IVA fue de 17.970 millones de euros, un 33,6% menos debido, en parte, a la devolución mensual del IVA introducida en este ejercicio, así como a los mayores aplazamientos contabilizados y a la disminución de los ingresos brutos de las empresas.

En este sentido, Ocaña explicó que las devoluciones de IVA han supuesto 13.500 millones de euros hasta abril, unos 5.000 millones más que en 2008, y que los aplazamientos han alcanzado los 5.475 millones, unos 2.200 más. En conjunto, suponen casi 19.000 millones de euros y unos 7.200 más que hace un año.

Por su parte, los Impuestos Especiales se elevaron hasta los 6.111 millones de euros, con una caída del 3,8%, destacando la recaudación del Impuesto sobre el Alcohol y las bebidas derivadas, que cayó un 20,1%, mientras que la del Impuesto sobre Hidrocarburos descendió un 5,9% por el menor consumo.

En cuanto al resto de los ingresos, Ocaña resaltó la recaudación por las tasas y precios públicos y otros ingresos, que ascendió a 4.519 millones hasta abril por la diferencia entre los valores de reembolso e inversión de la deuda pública, por el reintegro de la UE de la cantidad que España pagó por el anticipo de la renta nacional bruta y por el ingreso de las comisiones pagadas por los avales.

BUEN MOMENTO PARA EMITIR DEUDA.

En este sentido, explicó que el Tesoro emite ahora más deuda pública no porque las condiciones vayan a ser más duras en el futuro, sino porque ahora son "más atractivas". "Es un buen momento para emitir deuda", explicó.

En cuanto a los pagos no financieros, representaron un total de 54.349 millones hasta abril, lo que supone un aumento del 13,5%. Los gastos financieros ascendieron a 7.006 millones de euros, un 2,2% más.

En concreto, los pagos por gastos de personal se elevaron hasta los 7.613 millones de euros, lo que supone un incremento interanual del 2,9%, mientras que las transferencias corrientes crecieron un 6,2% hasta abril, con 28.417 millones de euros por el traspaso al Servicio Público de Empleo Estatal, entre otras cosas. Destacaron también las trasferencias de capital, que aumentaron un 178,2% debido al Fondo Estatal de Inversión Local.

Con todo, a finales de abril el Estado obtuvo una necesidad de endeudamiento de 43.986 millones de euros, mientras que en el mismo periodo del año anterior tenía una capacidad de endeudamiento de 3.561 millones.