(Ampl) Salgado empieza a ver la "luz al final del túnel", pero el camino a la recuperación "será aún largo"

Montoro replica que la luz es el "camión con el que Zapatero conduce su intervencionismo" y augura cinco millones de parados

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, afirmó hoy que la economía española empieza a ver la "luz al final del túnel", aunque auguró que el camino a la recuperación será "aún largo" y señaló que maneja los indicios "con la mayor de las cautelas". "Al menos parece que empezamos a ver la luz al final del túnel y, en este caso, no se trata de un tren que circula en sentido contrario", aseguró.

Durante su primera comparecencia ante al Comisión de Economía y Hacienda del Congreso, Salgado destacó que entre los primeros indicios que apuntan a un "punto de inflexión" en la crisis figuran los datos de paro y afiliación del mes de abril, que siendo negativos "lo son en mucha menor medida" que en los meses precedentes, así como la mejoría paralela "en algunos indicadores financieros".

"2009 va a ser un año muy difícil en el que la crisis alcanzará su máxima intensidad", señaló Salgado, quien destacó que esta "coyuntura difícil" permitirá que se acelere el proceso de "reequilibrio" macroeconómico iniciado antes de la crisis cuando comience la recuperación, gracias a una aportación positiva de la demanda externa y una disminución del endeudamiento privado.

Asimismo, señaló que los precios seguirán disminuyendo en los próximos meses "con efectos beneficiosos", si bien descartó que este proceso se convierta en deflación. "La bajada de precios no será generalizada ni duradera", afirmó la ministra, tras señalar que el "punto álgido" de este descenso se producirá en verano para volver a tasas positiva antes de final de año.

Salgado auguró un entorno económico "más favorable" tras el proceso de ajuste que "puede durar un tiempo". "Somos realistas y valoramos los indicios como lo que son", recalcó la sucesora de Pedro Solbes, quien aseguró que su objetivo "más apremiante" es luchar contra el "dramático" aumento del desempleo, garantizando también las prestaciones y sentando las bases para la "generación de empleo estable" en el futuro.

DIÁLOGO SOCIAL PARA EL "TRABAJO DE CALIDAD".

En este sentido, insistió en la necesidad de impulsar "a través del diálogo social" medidas para crear "trabajo de calidad" y empleo de "valor añadido", con el objeto de evitar que la crisis se "cebe en los más débiles", que son los que padecen una alta temporalidad y alta rotación.

Asimismo, defendió la necesidad de aprovechar el "margen fiscal" que da a España el hecho de que su deuda pública sea 30 puntos inferior a la media europea, pero sin relajar el compromiso de volver a la estabilidad presupuestaria. Así, apostó por situar el déficit público por debajo del 3% en 2012, para lo que el Gobierno "trabajará duro", evitando una "senda de déficit sin retorno".

POTENCIAL DE 50.000 MILLONES DEL ICO

Asimismo, aseguró que este compromiso ha "convencido a los mercados", como demuestra la reducción de 60 puntos del diferencial de deuda con el bono alemán. En este sentido, señaló que en 2009 el impulso fiscal englobado por el 'Plan E' se intensificará hasta el 2% del PIB, al que se sumará la rebaja temporal de 5 puntos en Sociedades para pymes y su equivalente en el IRPF para los autónomos.

Salgado destacó, además, el "potencial de financiación" del ICO, que alcanza ya los 50.000 millones de euros, a los que se suman otros 11.000 millones de euros de la autorización a los ayuntamientos para realizar operaciones de endeudamiento.

En materia tributaria, dijo que la intención del Gobierno es asegurar un "entorno macroeconómico estable" y una política fiscal centrada en la lucha contra el fraude, e insistió en que se mejorará el acceso de ciudadanos a servicios de la Agencia Tributaria y a los tribunales económico-administrativos. Además, se reformará la Ley de Auditoría de Cuentas para adaptarla a la normativa comunitaria.

En cambio, Salgado aportó pocas novedades sobre el futuro proyecto de ley de Economía Sostenible anunciado la semana pasada por el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, aunque insistió en pedir el apoyo de los grupos parlamentarios para las "reformas estructurales" que se remitirán a la Cámara.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN A SU OPTIMISMO.

El portavoz económicos del PP, Cristóbal Montoro, ironizó sobre las palabra de Salgado y aseguró que la luz al final del túnel no es un tren, "sino el camión con el que Zapatero conduce su intervencionismo" y el endeudamiento de la economía española.

El dirigente 'popular' censuró la falta de una política económica y por el empleo en el discurso de la vicepresidenta. "Los cinco millones de parados están a la vuelta de la esquina", remachó, instando Salgado a "olvidarse de la campaña electoral" al Parlamento Europeo.

Por su parte, el diputado de CiU dio la bienvenida a Salgado a la Comisión, y le presentó las propuestas fiscales y en materia de reforma laboral de su formación, ante lo que exigió un compromiso y posicionamiento por parte del Gobierno más "sólido" que el mostrado ayer en el Congreso por el Grupo Socialista.

El portavoz de Economía del PNV, Pedro Azpiazu, pidió a la ministra que no cree "falsas expectativas" sobre los "microscópicos brotes verdes". "En Euskadi, no vemos la luz al final de túnel porque no llega el AVE", incidió el dirigente nacionalista, quien cuestionó la "voluntad de acuerdo" esgrimida por Salgado.

Finalmente, el diputado de ICV, Joan Herrera, reprochó al Gobierno que no hayan enfocado hasta ahora como una "prioridad" el cambio de modelo productivo "ajeno al ladrillo", así como que se haya dejado de lado la protección de las familias. Su compañero de grupo parlamentario y portavoz de ERC advirtió que el último dato del PIB contradice los "brotes verdes" y reclamó que el cambio de modelo "sea real".