Brown quiere someter a los paraísos fiscales a escrutinio internacional

  • Londres, 23 mar (EFE).- El primer ministro británico, Gordon Brown, propondrá en la cumbre del G20 del 2 de abril someter los paraísos fiscales a escrutinio internacional en un intento de terminar con su política de secretismo.

El presidente chino se reunirá en Londres con Obama pero no con Sarkozy

El presidente chino se reunirá en Londres con Obama pero no con Sarkozy

Londres, 23 mar (EFE).- El primer ministro británico, Gordon Brown, propondrá en la cumbre del G20 del 2 de abril someter los paraísos fiscales a escrutinio internacional en un intento de terminar con su política de secretismo.

A pesar de las presiones procedentes de los propios paraísos fiscales, el líder laborista quiere que los asistentes a la cumbre discutan un sistema multilateral de información sobre las cuentas abiertas en ellos.

Así lo informa hoy el diario "The Guardian", según el cual Brown ha informado a los otros dirigentes políticos de que el plan que propone se basa en las propuestas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Brown pretende que esa organización, con sede en París, elabore durante los próximos meses un borrador de reforma si los participantes en la reunión londinense acuerdan, según se espera, apoyar acciones para combatir la fuga de capitales y reforzar la transparencia del sistema financiero internacional.

Según el plan de la OCDE, el intercambio de información no es, sin embargo, automático sino que exige que quienes investigan casos de evasión fiscal conozcan quiénes son los titulares de las cuentas.

Fuentes oficiales señalaron al periódico que el Gobierno británico pretende que la reforma de los paraísos fiscales se produzca de forma gradual porque teme que, si se ejercen demasiadas presiones en una primera fase, peligre el consenso internacional.

En los últimos días, varios paraísos fiscales, entre ellos la isla de Jersey (territorio británico), Suiza y Liechtenstein, han anunciado estar dispuestos al intercambio de información con países específicos, pero Gordon Brown considera esas medidas insuficientes.

Según el Gobierno laborista, un sistema multilateral de intercambio de información sería más fácil de administrar, más transparente y fijaría además estándares mínimos de obligado y general cumplimiento.

Las organizaciones británicas que exigen el fin de los paraísos fiscales como Action Aid o Tax Justice Network consideran que un sistema de ese tipo, si se aplicase debidamente, sería un gran avance y permitiría a los países en desarrollo recuperar sumas que ahora se les escamotean.