Cuba se alista para un Primero de Mayo en alerta sanitaria

  • La Habana, 30 abr (EFE).- Los cubanos se preparan para festejar mañana, viernes, el Día de los Trabajadores con sus habituales desfiles multitudinarios, mientras las autoridades sanitarias animan a la población a participar en las celebraciones y el país permanece en "fase de alerta" desde el martes.

Cuba se alista para un Primero de Mayo en alerta sanitaria

Cuba se alista para un Primero de Mayo en alerta sanitaria

La Habana, 30 abr (EFE).- Los cubanos se preparan para festejar mañana, viernes, el Día de los Trabajadores con sus habituales desfiles multitudinarios, mientras las autoridades sanitarias animan a la población a participar en las celebraciones y el país permanece en "fase de alerta" desde el martes.

En la Plaza de la Revolución de La Habana, lugar del acto central del 1 de mayo, un grupo de trabajadores terminaba de colocar hoy los carteles que presidirán el desfile, ilustrados con fotos de Carlos Marx, Federico Engels y Lenin, así como las de varios patriotas cubanos.

El del viernes será el Primero de Mayo de los 50 años del triunfo de la revolución y de los 70 de la creación de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC).

Lemas como "unidos, productivos y eficientes" y "los jóvenes no fallaremos" han sido colocados en los principales edificios que rodean la plaza, junto a un gran lienzo colgante con fotos de cinco agentes cubanos condenados en 2001 por espionaje en Estados Unidos.

Sin embargo, y a diferencia de otros años, hay menos carteles y banderas en las principales avenidas de la capital cubana, en las que ya están dispuestos los altavoces y servicios sanitarios a lo largo del itinerario del desfile.

Tampoco forman parte de los prolegómenos habituales los mensajes que las autoridades sanitarias han estado enviando a la población en las últimas horas animando a los cubanos a participar en el acto.

"Podemos desfilar todos este 1 de mayo porque por suerte tenemos el país tranquilo, con estabilidad", anunció el miércoles el viceministro de Salud Luis Estruch en la televisión estatal, al repasar la situación mundial con relación a la gripe AH1N1, antes denominada gripe porcina.

Cuba no ha reportado casos de contagio de esa enfermedad, por lo que el funcionario de Salud afirmó que "no hay nada que impida" que los cubanos realicen sus actos "por esta gran efeméride de los trabajadores, y unir a todas las fuerzas junto a la revolución".

La Defensa Civil cubana declaró el martes la "fase de alerta" en todas las direcciones del sistema nacional y determinó la suspensión temporal de los vuelos regulares y chárter con México.

Desde el miércoles no llegan vuelos del país azteca y ayer salieron los últimos vuelos desde Cuba hasta que, según el Instituto de Aeronáutica Civil, "cesen las causas" que han motivado la suspensión de los viajes.

Sin embargo, de acuerdo al diario Granma, medio oficial del Partido Comunista de Cuba, las precauciones adoptadas estos días en los diferentes países para impedir la extensión de la enfermedad no han impedido que 1.957 representantes de movimientos obreros, sociales y de solidaridad, de 80 países, hayan viajado a la isla.

A lo largo de la mañana medios locales reportaban los cientos de miles de personas que se esperan en las diferentes provincias y en los centros de trabajo se leía el comunicado con el que se convoca a los trabajadores a desfilar "a todo lo largo y ancho del país".

En Cuba, las demandas gremiales no forman parte de las peticiones de los trabajadores el Primero de Mayo y las exigencias se centran habitualmente en cuestiones de índole política o en la llamada a los cubanos a aumentar sus esfuerzos para dar respuesta a las necesidades económicas de la isla.

La CTC (sindicato único) convocó esta semana a demandar el fin del bloqueo económico estadounidense contra la isla en los desfiles populares, y a exigir la libertad de los cinco agentes, conocidos en el país como "los Cinco Héroes".

Este será el tercer Primero de Mayo desde que el ex presidente Fidel Castro dejó de ocupar la tribuna principal de oradores, y como ha ocurrido en los dos últimos años se espera que el secretario general de la CTC, Salvador Valdés, pronuncie el discurso principal.