Economía.- Juncker cree que los bonus "matan la confianza" y ponen en peligro la economía social de mercado

PARIS, 25 (EUROPA PRESS) El primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, cree que las bonificaciones de los altos directivos, los llamados bonus, "matan la confianza" y "rompen los equilibrios en el seno de la sociedad". "No es concebible que el paro, y el paro técnico, sean las ofertas de las que se pueden beneficiar los más frágiles y que los bonus continuen alimentando la codicia de una minoría de ricos", denunció en una entrevista en la emisora francesa 'Europe 1'. "Tenemos que parar eso", continuó Juncker, para quien existe el "peligro" de que se desencadene una crisis del sistema. "La gente ya no creerá en la economía social de mercado si los más frágiles son castigados duramente por la crisis y los más favorecidos salen con la sonrisa en los labios", argumentó. Por otro lado, admitió que todavía no se ha llegado "al final del túnel" y auguró una "tímida recuperación" económica hacia finales del año 2010 y luego una recuperación "floja y moderada" que se asentará y ampliará "gradualmente". "Creo que la recuperación no volverá antes de finales de 2010, principios de 2011 y las consecuencias de la crisis nos ocuparán durante muchos años porque hay muchas reparaciones que hacer", señaló el responsable del Eurogrupo. En su opinión, habrá que hacer todo lo posible para encontrar "el camino de una recuperación no inflacionista" y que al final de la crisis se reparen "todas las injusticias que se acumularon" a lo largo de ella. En cuanto a la cumbre del G-20, que se celebrará en Londres el próximo 2 de abril, Juncker considera que no puede saldarse con un "fiasco" y que sus asistentes tienen la obligación de que sea un éxito. También descartó aumentar los planes europeos de estímulo económico, tal y como pide Estados Unidos, y puso de relieve que la nueva arquitectura financiera internacional, una mayor regulación y los planes de estímulo forman un "todo". Además, cree que los líderes europeos tienen un mandato claro para decirle a los norteamericanos que no se llegará a "ningún resultado tangible" si no se crean las condiciones para que crisis de este tipo no se reproduzcan. "Los que asisten al G20 no tienen derecho a fracasar. Hace falta hacer un trabajo concreto y que, a la salida del G20, se imponga a todo el mundo una regla claramente establecida", resumió. Para el presidente del Eurogrupo, ningún producto financiero o plaza financiera tiene que evolucionar "sin control y sin vigilancia". "Es algo serio", alertó.