Economía.- La OCDE destaca que el potencial del medio rural abre una oportunidad "excepcional" para afrontar la crisis

La despoblación, la integración de los inmigrantes y la accesibilidad a los servicios públicos, retos de las políticas rurales MADRID, 16 (EUROPA PRESS) El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurría, advirtió hoy de que las zonas rurales "no se escapan" del impacto de la crisis, pero destacó que su "enorme" potencial económico abre una oportunidad "excepcional" para la recuperación de la economía. Gurría, quien presentó el estudio 'Tendencias en las estrategias políticas de desarrollo rural: el caso de España' junto con la ministra de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Elena Espinosa, defendió que la capacidad del Gobierno de coordinar sus políticas sectoriales "de forma coherente" en el ámbito rural se convertirá en una de las fortalezas con las que España puede afrontar la coyuntura. "En estos tiempos tan difíciles en que la crisis financiera amenaza con paralizar la economía, no debemos perder de vista los desafíos estructurales", advirtió Gurría, quien incidió en que, ante la necesidad de buscar nuevos motores de crecimiento económico y de creación de empleo, el fortalecimiento de la política rural puede jugar un papel fundamental para salir de la crisis. El secretario general de la OCDE destacó que el estudio refleja la transformación de las zonas rurales españolas en los últimos años, de manera que el empleo generado por el sector agrario ha pasado de representar el 20% del total hace 35 años a menos del 5% en 2008, mientras que la participación de esta actividad en el PIB ha pasado del 5% al 3% en el mismo periodo. No obstante, la productividad agraria ha crecido en España de forma destacable (un 20% entre 1990 y 2004), el tercer mayor incremento de la OCDE. Así, Gurría remarcó que la industria agroalimentaria española ha mostrado una mayor fortaleza que otros sectores y que la industria de otros países. SE MANTIENE EL RETO ALIMENTARIO "España lo está haciendo bien", remarcó el secretario general de la OCDE después de advertir de que no ha desaparecido el reto alimentario por el hecho de que hayan bajado los precios, sino que "el tema de la volatilidad y la seguridad alimentaria sigue estando ahí". El estudio de la OCDE pone de manifiesto que las regiones rurales cuya economía se encuentra más diversificada registran un mayor PIB per cápita y un mayor crecimiento de la población y el empleo, al tiempo que, en esta materia, remarca el desarrollo del turismo rural en España, con tasas de crecimiento del 20% anual. En cuanto a los retos, cita la despoblación (más significativa que en otros países de la OCDE), la masculinización y el envejecimiento de la población, la integración de la población inmigrante y la accesibilidad a los servicios públicos en las zonas rurales, entre otros. Para fomentar la diversificación económica, recomienda además involucrar más a las instituciones financieras en el desarrollo rural. Gurría calificó de "ejemplar" la respuesta del Gobierno español a los retos y oportunidades que presenta el mundo rural y, en concreto, alabó la fusión de los ministerios de Agricultura, Pesca y Alimentación y de Medio Ambiente en el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, porque "da consistencia a la política rural" en España. Con este cambio, y la legislación que se ha puesto en marcha, "España responde a la necesidad de una política rural más allá de la agricultura y de las políticas de la UE". Por su parte, Espinosa apostó por dar respuesta "entre todos" a la complejidad del mundo rural, que presenta una realidad "diversa y heterogénea", donde vive el 20% de la población española. La ministra subrayó que el Gobierno "está convencido de que es imprescindible dar un impulso a las políticas rurales", incluyendo no sólo a las actividades agrícolas y ganaderas, sino incorporando también nuevos elementos, como las energías renovables, la biodiversidad o la salud y el bienestar. De este modo, defendió que llegará a la equiparación de los territorios urbanos y rurales. La embajadora de España ante la OCDE, Cristina Narbona, destacó que el estudio constituye un ejemplo de la ayuda de esta organización internacional para afrontar la crisis y para promover una economía "más fuerte, más justa y más limpia" no sólo en el sentido medioambiental, sino también en materia de paraísos fiscales.