Economía/Macro.- El BM baja la previsión de crecimiento del PIB chino para 2009, pero cree que su economía se mantiene

PEKÍN, 18 (EUROPA PRESS) El estudio que realiza trimestralmente el Banco Mundial (BM) sobre la economía china ha rebajado al 6,5% la previsión de crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) del país asiático para 2009, frente al 7,5% que pronosticó en noviembre. La institución, que publicó hoy el documento, explicó que aunque la economía "real" de China se ha visto golpeada por la crisis global, "se sigue manteniendo". "China es un halo de luz relativamente claro en una economía global lúgubre", explicó el director del BM en China, David Dollar. Añadió que "cambiar los beneficios de las exportaciones del país a las necesidades domésticas ayuda a proporcionar estímulo inmediato y establece un crecimiento más sostenible para el futuro". Dollar también destacó la importancia de impulsar la demanda y el consumo doméstico para la estabilización de la economía, explicando que "son bienvenidas las iniciativas recientes para estimular el consumo y mejorar el nivel de vida de la gente, ampliando el papel del Gobierno y el gasto en sanidad, educación y protección social, y hay cabida para más". El BM también cree que en su mayoría, los bancos del país se han librado de la confusión financiera internacional y que China está a tiempo de implementar las medidas de estímulo oportunas. No obstante, a medida que la crisis global se ha ido intensificando, las exportaciones de China han sufrido un importante retroceso, lo que ha afectado al estado de ánimo y a las inversiones en el mercado, especialmente en el sector manufacturero. Según el BM, este es el principal motivo por el que reduce en un punto porcentual la previsión de crecimiento del PIB chino. Esta nueva estimación sigue al reciente recorte por parte de la institución de la previsión del PIB mundial y del la importaciones para 2009. Por otro lado, en su último comunicado en este sentido, el BM advierte de que la tasa de crecimiento del 6,5% es significativamente más baja que el crecimiento potencial. Así, la entidad cree probable que esta situación lleve a un descenso en la inversión en el mercado chino, un menor crecimiento del empleo y caídas de los precios, lo que obligará a redirigir las exportaciones al mercado doméstico y a sustituir las importaciones en los próximos años. Sin embargo, el BM prevé que China seguirá creciendo más rápidamente que la mayor parte de los países del mundo. En el mercado doméstico y con unos fundamentos macroeconómicos sólidos, las políticas de estímulo ayudan a reducir los efectos de la ralentización económica apoyando la actividad. En este sentido, el BM explica que los bancos del país están muy dispuestos a contribuir al crecimiento financiero. Además, el consumo privado se ha mostrado bastante fuerte y debería seguir creciendo, mientras que la inversión gubernamental ya está aumentando. Por último, el estudio del BM también recalca la importancia de reformar el sector financiero chino para luchar contra la desaceleración económica y comenzar una transición a un modelo que crecimiento compensado. La institución también cree que existe riesgo de deflación, aunque se muestra convencida de que los políticos tienen las herramientas necesarias para luchar contra ella.