Economía/Macro.- El director general del IEE dice que el origen de la crisis en España es básicamente interno

MADRID, 9 (EUROPA PRESS) El director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE), Juan E. Iranzo, afirmó hoy que el origen de la crisis en España es básicamente interno y se encuentra en el final de la fase expansiva y en los inevitables procesos de ajuste. Iranzo, que participó en un ciclo de conferencias organizado por el Club Siglo XXI, indicó que el elevado endeudamiento de los hogares, unido a los altos tipos de interés y al encarecimiento de los productos básicos en la primera mitad de 2008, se han traducido en una importante contracción de la demanda interna, provocando la recesión del Producto Interior Bruto (PIB) y el aumento del desempleo. Para el economista, la economía española está acusando con gran intensidad la confluencia de la crisis financiera con el final de su larga fase cíclica expansiva, que ha degenerado en una creciente pérdida de competitividad, la caída del sector inmobiliario y la falta de ahorro. El director general del IEE señaló que la solución para la crisis sigue siendo el libre mercado, en donde el Estado debe proporcionar un marco regulatorio estable para evitar los denominados fallos de mercado, como la información asimétrica. En cuanto a las actuaciones futuras a desarrollar, Iranzo destacó que es "imprescindible" llevar a cabo reformas estructurales "inminentes" en varios sectores porque el crecimiento de la economía española se sitúa ya muy por debajo de su potencial y por la esperada aceleración en el ritmo de destrucción de empleo, que conducirá a una tasa de desempleo que superará con creces los niveles actuales. Ante esta evolución en el mercado laboral, el economista recalcó la necesidad de ejecutar una serie de medidas inmediatas, como la introducción de incentivos a la movilidad geográfica, debido a las diferencias existentes en la tasa de paro a escala provincial y la proliferación de los expedientes de regulación de empleo que están llevando a cabo algunas empresas de determinados sectores. Iranzo, que remarcó las rigideces en la contratación y el despido en España, además abogó por una reducción de las cotizaciones sociales, sobre todo las que corren a cargo del empleador y del Impuesto de Sociedades, puesto que este último gravamen frena las posibilidades de ahorro de las empresas.