Economía/Macro.- El Gobierno francés prevé una caída del al menos el 1% del PIB en 2009

PARíS, 13 (EUROPA PRESS) El crecimiento de la economía francesa sufrió una contracción del 1,2% en el último trimestre de 2008 y el Gobierno galo espera una recesión para 2009 de, al menos, el 1%, según indicó en un comunicado la ministra francesa de Economía, Christine Lagarde. "Como en todos los países desarrollados, la actividad en Francia ha bajado significativamente debido a la crisis financiera", señaló. Por otro lado, el empleo bajó un 0,6% en el cuarto trimestre de 2008 en comparación con el mismo periodo de 2007 y se destruyeron 88.700 empleos, sobre todo en el sector comercial, según los datos publicados hoy por el Instituto nacional de estadísticas y estudios económicos (Insee). Lagarde explicó que, después de haber sido "uno de los escasos países europeos en los que la actividad aumentó en el tercer trimestre (+0,1%), Francia ha sufrido a finales de 2008, como sus vecinos europeos, los efectos desfavorables de la crisis financiera que estalló el pasado septiembre". Estas cifras reflejan de manera mecánica el descenso del cuarto trimestre de 2008 y "no significan", según Lagarde, que la situación vaya a continuar agravándose en los próximos meses. La ministra presentará a principios de marzo el escenario completo de las nuevas previsiones macroeconómicas actualizadas. No obstante, en un contexto económico internacional "muy difícil", donde el crecimiento será negativo en 2009 en casi todos los países desarrollados, prevé que la actividad en Francia podría contraerse al menos un 1%, teniendo en cuenta que el crecimiento a finales del último trimestre de 2009 fue de -0,9%. A su juicio, la "mala cifra" registrada a finales de 2008 refleja una disminución de existencias muy importante en las empresas, signo de expectación frente a una coyuntura difícil, y la crisis del sector del automóvil pero sostiene que una parte nada despreciable de estos factores es "temporal". Por el contrario, el consumo de los hogares muestra una "resistencia notable", al haber aumentado un 0,5%. El Gobierno galo cree que la contracción a finales de 2008 demuestra hasta qué punto el plan de estímulo que acaba de votar el Parlamento era necesario y subraya que en todo el mundo los Estados y los Bancos centrales han adoptado desde finales de 2008 medidas "masivas" para amortiguar los efectos de esta "crisis histórica". Las decisiones adoptadas por el Gobierno se elevan a un total de 65.000 millones de euros que están siendo inyectados en el circuito económico.