Economía/Macro.- La crisis redujo nueve puntos la confianza en las empresas en 2008, según un estudio

El sector bancario y el asegurador son los que menos confianza generan MADRID, 26 (EUROPA PRESS) La crisis que atraviesa la economía española redujo nueve puntos la confianza en las empresas en 2008, hasta el 40% desde el 49% registrado el año anterior, según se desprende de un estudio elaborado por Edelman, que fue presentado recientemente en el Foro Económico Mundial de Davos. Las ONG se mantienen como los actores que más confianza generaron entre los entrevistados españoles a lo largo del año pasado (51% de los encuestados), seguidas de los medios de comunicación (45%), las empresas (40%) y finalmente las instituciones políticas (34%). Aún así, el estudio revela que tanto las empresas como las instituciones políticas están viendo afectada su reputación por la crisis, ya que el 62% de los encuestados confía menos en las empresas que hace un año, porcentaje que se eleva al 67% en el caso español. En cuanto a las instituciones políticas españolas, su erosión ha sido mínima al pasar de un 37% de entrevistados que declaraban confiar en ellas en el 2007 a un 34% en 2008. Los países en los que más ha caído la confianza en estas instituciones han sido Suecia, EE.UU. y México, mientras que ha aumentado en Holanda, Canadá, Polonia y Alemania . El sector tecnológico es el que más confianza genera en España (65% de los entrevistados), seguido del biotecnológico (61%), alimentación (60%) y la distribución (56%). En cambio, los sectores que menos confianza generan son el bancario (32%) y el asegurador (39%). En cualquier caso, todos los sectores sufrieron una erosión en la confianza durante el año pasado. En cuanto a los interlocutores más creíbles, el 63% de los líderes de opinión entrevistados en España declara confiar en las informaciones que trasladan los académicos y expertos, seguidos de los analistas financieros e industriales (58%), aunque ambos registraron caídas en 2008. Además, el 65% de los líderes de opinión se muestra partidario de mayores controles y regulaciones sobre las empresas por parte de los gobiernos, mientras que en España, el 72% de los encuestados opina que el Gobierno debería ser más estricto regulando y supervisando las actividades empresariales.