'Economía y Economistas Españoles en la Guerra Civil' subraya el papel de la finanzas en la resolución del conflicto

Apertura exterior, esperar el crecimiento económico internacional e inyectar capital a los bancos, recetas para superar la crisis actual MADRID, 27 (EUROPA PRESS) La obra 'Economía y Economistas Españoles en la Guerra Civil', compuesta por dos volúmenes y más de 2.000 páginas, recorre con minuciosidad los aspectos fundamentales de la economía española durante la guerra civil y la posguerra de la mano de 42 profesores universitarios e investigadores, dirigidos por Enrique Fuentes Quintana y coordinados por Francisco Comín. Esta obra monumental, editada por Galaxia Gutenberg en colaboración con la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas, ha contado con la colaboración de autores como Santos Julià, Gabriel Cardona, Enrique Moradiellos, Josep Maria Bricall, José Carlos Mainer, Miguel Martorell, Rafael Vallejo o Ángel Viñas. Entre los asuntos analizados por estos investigadores con "rigor científico" pero con "lectura clara", según Francisco Comín, se incluyen el contexto político e internacional antes de la guerra; las economías españolas y las políticas económicas; las características de los dos modelos económicos enfrentados, el nacional y el republicano; los medios financieros en ambas economías; la importancia de la 'guerra monetaria' o las consecuencias de la guerra y los efectos en la economía tras la destrucción del capital humano. ALGUNAS DISCREPANCIAS Francisco Comín, catedrático de Historia Económica en la Universidad de Alcalá y Premio Nacional de Historia, explicó que la mayoría de los artículos incluidos en el libro pretenden responder a las diferentes cuestiones planteadas en los últimos años respecto a la Guerra Civil y la economía. Comín destacó el consenso acordado en la mayoría de las cuestiones, aunque reconoció que existen "algunas discrepancias" entre algunos autores a la hora de explicar algunas decisiones de política económica o sobre el comportamiento de la economía en ambos bandos. Ambos volúmenes, que se abren con una extensa introducción realizada por el coordinador de la obra, se dividen en cuatro grandes apartados en donde se incluyen las aportaciones de cada uno de los autores. Al final de la obra, se incluye también un álbum fotográfico, que ofrece fotos inéditas sobre las actividades económicas durante la guerra, comentadas por Francisco Comín. Para el historiador Santos Julia, encargado de estudiar los orígenes de la contienda y el número de víctimas del terror en ambos bandos, la Guerra Civil tuvo su origen en el cruce de dos impotencias: la de los militares para hacerse con el poder y la del gobierno, incapaz de suplantar la sublevación. POLITICA ECONÓMICA "NEFASTA" DE FRANCO Comín, catedrático de Historia e Instituciones Económicas, aseguró que, aunque durante la guerra, Franco supo sacar partido de la llamada 'guerra monetaria'; anulando los billetes de la República o provocando la inflación en la zona republicana, su política económica tras la Guerra fue "nefasta", ya que mantuvo la "economía cerrada" y España no pudo aprovechar el "crecimiento económico europeo". En este sentido, Comín espera que España no cometa los mismos errores que en el pasado y mantenga "la apertura exterior" para cuando se recupere el crecimiento económico, impulsado por países como Alemania, Estados Unidos y Japón y "España pueda subirse al carro de su economía". "Nosotros no podemos ser la locomotora que mueve la economía", alegó. Asimismo, indicó que una de las primeras medidas para solucionar la crisis económica mundial sería "apagar los fuegos existentes" y superar la crisis bancaria mediante la "inyección de capital público" o la "recapitalización de los bancos". Para Comín es fundamental "arreglar la crisis bancaria" porque los bancos son como un "servicio público" ya que "todo el mundo necesita acudir a los bancos y si los bancos se caen, se cae todo", advirtió este catedrático y experto en Economía, quien apuesta por las "fusiones" o la "inyección de capital" para superar la crisis bancaria. AUMENTO DE DEMANDA Y ESTÍMULO FISCAL Asimismo, Comín apuesta por implantar una "política Keynesiana de expansión de la demanda y de estímulo fiscal", que proporcione el aumento del gasto en cuestiones básicas como infraestructuras, educación y tecnologías. Igualmente, considera necesaria una "coordinación internacional" para evitar el "proteccionismo", como ocurrió en los años 30, cuando ante la crisis del 29 los países reaccionaron protegiéndose del exterior y "eso agravó más situación económica". "Hay que tratar de mantener las economías abiertas", insistió.