El Banco de España prevé que el PIB se contraiga un 3% en 2009

El Banco de España prevé que el PIB se contraiga un 3% en 2009

El Banco de España prevé que el PIB se contraiga un 3% en 2009

MADRID (Reuters) - La economía española seguirá en territorio recesivo en los próximos meses con un crecimiento negativo del -3 por ciento en el conjunto de 2009 y del -1,0 por ciento en 2010, con riesgos de desviación al alza y a la baja, dijo el viernes el Banco de España.

"Las proyecciones de este informe también apuntan a una profundización de la actual recesión en España en 2009, de modo que la actividad descendería un 3 por ciento en el presente año, con una recuperación incipiente del producto a finales de 2010", dijo el informe económico de marzo del Banco de España.

"Se espera que para 2010 la fase más aguda del ajuste haya pasado", añadió.

De hecho, la entidad dijo que una parte del descenso de la actividad que se proyecta para 2010 obedecería al arrastre que ejercen las tasas negativas estimadas para el presente año.

"(...) se prevé que en la segunda mitad del próximo ejercicio el producto se estabilice e, incluso, empiece a crecer de nuevo, aunque con tasas aún muy modestas", expresó.

Las previsiones de crecimiento elaboradas por el Banco de España contrastan con las divulgadas en enero pasado por el Gobierno, cuando situó el PIB doméstico en -1,6 por ciento este año y un crecimiento del 1,2 por ciento en 2010.

En cuanto a la inflación, el Banco de España ubicó el deflactor del consumo privado en el 0,2 por ciento este año y un repunte hasta el 1,5 por ciento en el próximo ejercicio una vez que los fuertes efectos de base de 2009 hayan desaparecido.

Según el instituto emisor, las proyecciones de 2009 indican un mantenimiento de las tendencias contractivas en los principales indicadores de la demanda nacional, con un fuerte deterioro de las decisiones de gasto tanto de familias (en consumo y en vivienda) como de empresas (en forma de inversión productiva).

Por su parte, las exportaciones sufrirán también el descenso de los mercados internacionales, aunque el retroceso de las importaciones supondrá que, en términos netos, mejore la aportación del sector exterior al crecimiento hasta 2,5 por ciento en 2009 y baje al 1,4 por ciento en 2010.

Según la entidad dirigida por Miguel Ángel Fernández Ordóñez, estas proyecciones descansan en el supuesto de que, tras la agudización de la crisis financiera de los últimos meses de 2008, los planes de respaldo público al sistema financiero irán estabilizando la situación con el correspondiente alivio del grado de restricción crediticia.

"La disminución de la inflación también contribuirá a mejorar la renta real de los agentes y, si el clima económico se hace menos pesimista, a impulsar el gasto", añadió el informe.

En cuanto al mercado laboral, las previsiones de desempleo del Banco de España apuntan a una tasa de paro sobre la población activa del 17,1 por ciento en 2009 y del 19,4 por ciento en 2010.

Con referencia al déficit total de las administraciones públicas, el instituto emisor dijo que 2009 cerrará con un saldo negativo del 8,3 por ciento frente al 5,8 por ciento previsto por el Gobierno y con un déficit del 8,7 por ciento frente a un déficit proyectado por el Ejecutivo del 4,8 por ciento.

CORRECION DE DESEQUILIBRIOS

Según el Banco de España la acusada debilidad de la demanda interna y de la actividad económica que se pronostica para el horizonte de proyección corregirá algunos de los desequilibrios que la economía ha acumulado en los últimos años.

Así, la inflación doméstica se aproximará a los registros de la zona del euro, reduciendo la necesidad de financiación del país y recortando las ratios de endeudamiento del sector privado, que se han alcanzado después de muchos años de intenso crecimiento del crédito concedido a familias y empresas.

CONTEXTO EXTERIOR

Según el Banco de España, el perfil que trace el contexto exterior será fundamental para la evolución de la economía española.

"(...) entre los riesgos bajistas, no puede descartarse que la recesión mundial se haga más profunda", dijo.

Además el Banco de España señaló que la inestabilidad financiera podría prolongarse, especialmente si la propia caída de la actividad tuviera un efecto de retroalimentación, "agravando los problemas financieros de las entidades de crédito".

Aunque el Banco de España también señaló factores que podrían ayudar a una más rápida recuperación económica a escala global.

"Las diversas medidas adoptadas para apoyar a los sistemas financieros podrían aliviar algunas de las restricciones financieras presentes en los últimos trimestres", dijo.

En el caso español, el Banco de España dijo que adicionalmente el saneamiento de los balances de familias y empresas podría colocar a estos agentes en una situación mejor en 2010 para emprender nuevas decisiones de gasto.