El Banco Mundial rebaja al 6,5 por ciento el crecimiento de China para 2009

  • Pekín, 18 mar (EFE).- El Banco Mundial (BM) rebajó hoy su previsión de crecimiento para China en 2009 en un punto hasta el 6,5 por ciento, muy por debajo del 8 por ciento que necesita el país para sobrevivir a la crisis, pero por encima de la mayoría de países.

Pekín, 18 mar (EFE).- El Banco Mundial (BM) rebajó hoy su previsión de crecimiento para China en 2009 en un punto hasta el 6,5 por ciento, muy por debajo del 8 por ciento que necesita el país para sobrevivir a la crisis, pero por encima de la mayoría de países.

Se trata de la segunda vez que la institución recorta las previsiones de aumento del PIB para la tercera economía mundial, puesto que en el primer informe sobre China en 2009 había calculado un crecimiento de un 9,2 por ciento.

La economía china, afectada por la crisis financiera mundial, creció un 9 por ciento en 2008, frente al 13 por ciento de 2007, y este año el Ejecutivo chino aspira a crecer al menos un 8 por ciento, ya que los expertos opinan que es la cifra mínima necesaria para que el país asiático pueda garantizar creación de empleo y estabilidad social.

La crisis mundial se intensifica por lo que "las exportaciones chinas se han visto afectadas, y esto repercute tanto a las inversiones como en el empleo, principalmente en el sector industrial", indica el informe.

El pasado febrero, las exportaciones bajaron un 25,7 por ciento frente a un descenso del 24,1 por ciento en la importaciones.

En China, a diferencia de Occidente, la bancarrota de grandes firmas estadounidenses en septiembre de 2008 no influyó demasiado al sistema financiero, pero la bajada de la demanda de clientes de EEUU y Europa, entre otros, produjo una fuerte contracción de la industria china de la exportación, uno de los grandes motores económicos del país.

La consecuencia de esta contracción en el país asiático ha sido el cierre de miles de fábricas cuyo mercado principal era el extranjero y se han perdido más de 20 millones de empleos en esas industrias.

Pero según el documento del BM, aunque la economía real de China "ha sido golpeada por la crisis global, todavía se mantiene y sus fundamentos son lo suficientemente fuertes como para permitirse políticas de mercado más allá del año 2009".

Además, "aunque descienda el crecimiento es poco probable que peligre la estabilidad económica y social".

Según Louis Kuijs, principal autor del documento, un punto a favor es que los bancos chinos han salido ilesos de las turbulencias macroeconómicas mundiales, con un aumento en sus préstamos del 18,9 por ciento en febrero favorecidos por políticas gubernamentales.

Por otro lado, el economista aseguró que la economía del país posee mucho espacio para llevar a cabo poderosas medidas de estímulo y considera positivo que los planes presupuestarios fueran "rápidamente puestos en práctica" desde noviembre.

China intenta ahora reanimar la economía con el fomento del consumo interno mediante el plan de estímulo, con una inversión de 4 billones de yuanes (585.000 dólares, 450.000 millones de euros) de las arcas del Estado en proyectos de obras públicas y ayuda a sectores afectados.

El pasado viernes, el primer ministro chino, Wen Jiabao, anunció que China tiene "munición reservada" para lanzar en cualquier momento un paquete adicional de estímulo frente a mayores dificultades en la crisis global y las dudas de que el país pueda crecer un 8 por ciento este año.

El BM aconseja a China a prestar "menos atención en el crecimiento a corto plazo y más al de largo plazo", ya que ayudaría a sentar las bases para un crecimiento más sostenible en el futuro.

"China es como un punto relativamente brillante en el oscuro panorama de la economía global", dijo David Dollar, director del BM en el país asiático.