El MARM gestiona con Rusia para que reconsidere la prohibición al porcino español

  • Madrid, 4 may (EFE).- El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) ha asegurado que realiza gestiones a todos los niveles con la Federación de Rusia para que "reconsidere la decisión" de prohibir la importación de cerdos vivos y carne de porcino español a sus mercados, según ha informado en un comunicado.

Madrid, 4 may (EFE).- El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) ha asegurado que realiza gestiones a todos los niveles con la Federación de Rusia para que "reconsidere la decisión" de prohibir la importación de cerdos vivos y carne de porcino español a sus mercados, según ha informado en un comunicado.

Ha explicado que la decisión la ha comunicado el Servicio Federal de Supervisión Veterinaria y Fitosanitaria ruso a sus inspectores veterinarios y relaciona, en contra de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), "la evolución de la situación epizoótica/epidemiológica de la gripe A/H1N1 con esta cabaña", y considera a España zona de riesgo 2 frente a la enfermedad.

Por ello, desde el pasado 2 mayo la Federación de Rusia ha prohibido la importación de ganado porcino vivo, carne de porcino y productos de su transformación que no hayan sido tratados térmicamente (temperatura de tratamiento no menos de 80 grados, tiempo no menos de 30 minutos), desde el territorio de España.

Ha añadido que la citada autoridad rusa no ha enviado comunicación oficial al MARM sobre la aplicación de estas restricciones, ni ha detallado el alcance de las mismas.

Las mismas fuentes han indicado que desde el MARM se ha avisado a todos los exportadores españoles que envían sus productos a la Federación de Rusia de la posibilidad de que no se permita la entrada de estas mercancías, con las consiguientes repercusiones económicas, hasta que no se aclare con todo detalle esta cuestión.

En este sentido, fuentes del sector han señalado a Efe que se les ha indicado que "no se emitirá desde la fecha de hoy ningún certificado de carne de porcino con destino a la Federación de Rusia".

Por su parte, el secretario general de Asocarne, Fernando Pascual, ha declarado que a su juicio la decisión de Rusia "no tiene base científica" y ha añadido que "hay una serie de grupos capitalistas que han invertido fuertes sumas de dinero en porcino y están interesadas en dificultar las importaciones de carne de porcino".

El gerente de Ancoporc, Alberto Herranz, ha indicado que "no vemos ningún sentido a limitar las importaciones porque no hay una excusa que pueda sustentarlo; está contrastado científicamente y a través de la OMS se sabe que es un problema de salud".

Además, ha señalado que "no nos gustaría que se trasladase el problema a temas comerciales o como moneda de cambio o como excusa".

Para el presidente de la sectorial del porcino de Asaja, Isidro Villaescusa, el anuncio ruso es una "maniobra comercial que quieren aprovechar, ya que no tiene nada ver con el tema del consumo, como ya lo ha dicho la OMS".

El responsable de mercados agrícolas de la organización agraria COAG, Miguel Padilla, ha afirmado que la decisión de Rusia no obedece a un tema sanitario, "porque como se sabe el nuevo tipo de gripe nada tiene que ver con el consumo", y ha matizado que "es curioso que uno de los países donde las condiciones sanitarias no son las más óptimas, cierre las fronteras".

Ha añadido que "por parte de las autoridades españolas se les ha dado las máximas garantías de la cabaña, y estamos convencidos de que es tema político o estrategia comercial, porque no tiene ninguna otra explicación".

El representante de UPA, Carlos Polaino, ha explicado que "es una repetición periódica de cosas que ocurren con el mercado ruso; casi siempre la excusa es sanitaria, porque es la única explicación aparentemente legal, y luego cuando empezamos a buscar son cosas económicas, sociales o la cotización del rublo".

Polaino ha detallado que España vendió a Rusia en 2008, 32.000 toneladas por 70 millones de euros, y en lo que va de año se han vendido ya unos 20 millones y ha explicado que "si fueran capaces de cerrar el mercado, hablaríamos de pérdidas de 50 millones".