Las empresas deben valorar más la capacidad que la nacionalidad al contratar, según el 60% de los españoles

  • Madrid, 24 abr (EFE).- Dos de cada tres españoles creen que las empresas deberían tener en cuenta, a la hora de contratar, que los potenciales trabajadores tengan nacionalidad española, si bien seis de cada diez consideran que el criterio más importante es la capacidad para desempeñar el puesto.

Madrid, 24 abr (EFE).- Dos de cada tres españoles creen que las empresas deberían tener en cuenta, a la hora de contratar, que los potenciales trabajadores tengan nacionalidad española, si bien seis de cada diez consideran que el criterio más importante es la capacidad para desempeñar el puesto.

Así lo constatan los datos del último barómetro del Instituto Elcano, realizado mediante 1.800 llamadas telefónicas en todo el territorio nacional, 1.200 de ellas entre el 2 y el 16 de marzo, -antes de las cumbres de la OTAN, del G20 y de la Alianza de las Civilizaciones-, y las 600 restantes, entre el 14 y el 17 de abril.

Javier Noya, investigador responsable de Opinión Pública e Imagen Exterior del Instituto Elcano, ha señalado que la mayoría de los españoles cree que el fenómeno de la inmigración es positivo para la economía, un dato que contradice, a su juicio, la teoría de que ante una crisis económica, los países tienden a cerrarse al exterior.

Pese a que seis de cada diez creen que el criterio más importante para contratar es la capacidad, un 68 por ciento de los encuestados confiesan que las empresas deberían tener en cuenta que los trabajadores sean españoles, cifra que se incrementa en el grupo de las personas mayores de 65 años (77 por ciento).

También se aprecian diferencias por ideología, ya que esta opción es valorada por el 62 por ciento de votantes del PSOE y el 81 por ciento de los del PP.

La crisis económica es la mayor preocupación de los encuestados, de los que un 69 por ciento piensan que para combatirla en España es necesario consumir más productos españoles, un porcentaje que, sin embargo, se reduce al 50 por ciento en el caso de limitar las importaciones.

Para hacerle frente a nivel internacional, un 88 por ciento opina que la mejor medida es la reforma del sistema financiero o limitar los sueldos de los ejecutivos de los bancos.

Ocho de cada diez dan su visto bueno a eliminar los paraísos fiscales, y la medida de nacionalizar los bancos es respaldada por un 47 por ciento y rechazada por el 38 por ciento, mientras que, en último lugar, un 40 por ciento cree que la solución es crear bancos que adquieran los fondos tóxicos.

La cumbre del G20, que reunió el pasado 2 de abril en Londres a los mandatarios del Grupo de los Veinte -que agrupa a los países más ricos y emergentes del mundo- para buscar soluciones a la actual crisis mundial, ha recibido una evaluación positiva del 65 por ciento, al igual que la presencia española en la misma, que ha obtenido el 64 por ciento.

Cuatro de cada diez piensan que esta reunión fue mejor que la de Washington de noviembre de 2008, aunque el 58 por ciento cree que pude contribuir poco o nada a encontrar la solución.

En todo caso, una mayoría del 73 por ciento prevé que Estados Unidos seguirá siendo la primera potencia del mundo después de la crisis.