Las mayores caídas de la economía podrían haberse registrado en el primer trimestre, según Funcas

Cree que las caídas del empleo podrían moderarse en el futuro, pero apuesta por una reforma laboral

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

Las mayores tasas de caídas de la economía podrían haberse registrado en el primer trimestre del año, según la información aportada por los indicadores de clima económico y los progresos en el ajuste de las posiciones financieras de las familias y empresas no financieras.

Así lo pone de manifiesto la Fundación Española de Cajas de Ahorro (Funcas) en la última publicación de 'Cuadernos de Información Económica', donde el director del gabinete de coyuntura y estadística, Angel Laborda, asegura que el retroceso del PIB podría haber alcanzado el 7% en tasa interanual anualizada entre enero y marzo de 2009.

Según Laborda, el mayor esfuerzo de los hogares en el ajuste del consumo también podría haber tenido lugar en el primer trimestre, aunque la inversión de las empresas en equipo aún no da muestras de haberse estabilizado y las perspectivas de recuperación son "lejanas". Así, el conjunto de la demanda nacional podría haber registrado una caída trimestral anualizada del 8,5% entre enero y marzo de 2009.

Desde el punto de vista de la oferta, Laborda afirma que la producción industrial ha podido ver ya sus tasas más negativas, aunque su recuperación está también "teñida de sombras", mientras que el sector servicios no parece haber tocado suelo en el primer trimestre, a pesar de que ha frenado la velocidad de la caída.

En cuanto al empleo, Laborda asegura que la dureza del ajuste y la información que proporcionan los datos mensuales de afiliación hacen pensar que, a partir del segundo trimestre, las caídas del empleo "podrían moderarse". Aún así, considera que hay tres factores que frenarán y alargarán la salida de la crisis: la crisis financiera, la "larga duración" del ajuste del sector inmobiliario y el fallo de la demanda externa.

Por su parte, el economista José Luis Leal destaca que la demanda interna de la economía española se contraerá un 5,6% en 2009 y un 2,4% en 2010, mientras que la aportación del sector exterior será positiva y supondrá 2,5 puntos este año y casi 1,5 puntos el año que viene debido, fundamentalmente, al fuerte retroceso de las importaciones.

De cara a la salida de la crisis, Carlos Maravall, de Analistas Financieros Internacionales (AFI), señala que es preciso asistir a una estabilización del sector inmobiliario y de la construcción para poder pensar en la recuperación, aunque los principales indicadores aún no han tocado suelo.

Por su parte, el profesor asociado de la Universidad Carlos III de Madrid José Ignacio Pérez Infante asegura que, a corto plazo, sólo caben soluciones "drásticas" en cooperación con el resto de Europa, dirigidas a resolver los problemas de escasez crediticia y estimular la actividad económica.

Además, recuerda que la salida de la crisis exigirá actuaciones de mayor profundidad que, en el marco de un nuevo modelo económico, deberán garantizar la reforma del sistema financiero, replantear el papel del mercado y del sector público, mejorar la competitividad y evitar las deficiencias del actual sistema productivo.

REFORMAS LABORALES.

A su juicio, estos cambios deberán ir acompañados de reformas laborales que limiten las fluctuaciones del empleo, reduzcan el problema del paro y hagan frente a la temporalidad. Además, apuesta por plantear en el diálogo social actuaciones para afrontar el insuficiente uso del contrato a tiempo parcial y las deficiencias en el contrato para la formación.

En cuanto a los principales retos del sistema financiero, Santiago Carbó y Francisco Rodríguez, de la Universidad de Granada, recuerdan que una de las lecciones de la crisis es que las redes de seguridad deben revisarse de forma regular y que es necesario crear protocolos de gestión para situaciones críticas. Además, consideran que el liderazgo asumido por el G-20 debe instrumentarse de forma efectiva, con solidez y agilidad, aunque cada país cuenta con margen de maniobra para acometer planes específicos.

REESTRUCTURACIÓN FINANCIERA "INEVITABLE".

De hecho, adelantan que en el caso de España, el 2009 será el año en el que se tomen importantes decisiones en este sentido, ya que cierta reestructuración será inevitable, aunque la eficiencia de esta reestructuración dependerá, en gran medida, de cómo se instrumente, sobre todo en lo que tiene que ver con las inyecciones de capital y la gestión de los procesos de consolidación.

Por su parte, Teresa Herrero y Francisco Hernangómez, de Estudios y Análisis de Gestión de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA) destacan que la crisis ha supuesto la ralentización de la financiación concedida por las cajas de ahorros en 2008 al sector privado, aunque la financiación ha continuado siendo positiva e incluso ha crecido a un ritmo superior al del PIB nominal.