LM que "ya no tienen justificación para no prestar dinero a los que lo necesitan"

El ICO seguirá cofinanciado el 50% de los créditos, las entidades financieras un 25% y el Gobierno de C-LM el otro 25%

TOLEDO, 12 (EUROPA PRESS)

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, asistió hoy a la firma del convenio que rubricaron hoy la vicepresidenta y consejera de Economía, María Luisa Araújo, y el presidente del Instituto de Crédito Oficial (ICO), Aurelio Martínez, por el que se pondrá en marcha una operación de apoyo a la Línea ICO-Liquidez 2009 que reducirá el riesgo de las entidades bancarias, que "ya no tienen justificación para no prestar dinero a los que necesitan", a la hora conceder sus préstamos a empresarios y autónomos.

Durante el acto de la firma, el presidente regional estuvo acompañado, además de los dos firmantes, del presidente de la Confederación de Empresarios de Castilla-La Mancha (CECAM), Jesús Bárcenas; el presidente de la Federación Empresarial Toledana (FEDETO), Ángel Nicolás, el de la CEOE-CEPYME de Ciudad Real, Arturo Mesa; de Cuenca, Abraham Sarrión, y de Albacete, Artemio Pérez.

En su intervención, Barreda lanzó un mensaje "muy claro" a las entidades financieras, que "ya no tienen justificación para no prestar el dinero a las empresas de la región que lo necesitan", porque el ICO, a través del Instituto de Finanzas de Castilla-La Mancha, y el Gobierno autonómico "nos arriesgamos porque confiamos en las posibilidades de nuestros empresarios".

La decisión del ICO de promover un acuerdo de estas características --Castilla-La Mancha es la tercera comunidad autónoma en adherirse al convenio-- se produjo tras comprobar que, pese al la implantación de una línea ICO para ayudar a los empresarios, el dinero no les llegaba.

Con la firma de este convenio, Barreda lanzó otro mensaje a los empresarios de la región, porque "ahora será más fácil, cómodo y seguro para las entidades financieras" acogerse a las líneas ICO, ya que el principal problema al que diariamente se enfrentaban para sostener sus negocios era la falta de liquidez. "Ahora hemos quitado los argumentos que los bancos tenían para no conceder créditos", abriéndose así una posibilidad de financiación "muy importante", aseguró.

Se trata de una medida más del Gobierno regional, prosiguió José María Barreda, que recordó la línea Pyme Finanzas o el decreto para pequeñas empresas e hizo hincapié en que "siempre que el Gobierno de Castilla-La Mancha toma una medida así, va precedida de conversaciones y acuerdos con los agentes sociales".

BENEFICIO PARA LA SOCIEDAD

Lo mismo ocurre, insistió, con el Pacto por Castilla-La Mancha, que es un ejemplo más de "la colaboración institucional" con la que el Gobierno regional está siempre llegando a acuerdos y pactos que luego redundan en el beneficio del conjunto de la sociedad. "Dentro de este pacto se abre un gran abanico de medidas, como la que hoy se firma", indicó el presidente regional.

En definitiva, José María Barreda aseguró que se trata de una medida "real" y que "va al grano" de la cuestión, ya que ofrece a los empresarios, a los que pidió su colaboración, la posibilidad y la obligación de generar riqueza y creación de empleo.

La finalidad de la Línea ICO-Liquidez 2009, que se puso en marcha a finales de 2008 por un importe global de 10.000 millones de euros, cofinanciada al 50 por ciento entre el ICO y las entidades financieras, es dotar de liquidez a los autónomos y pequeñas y medianas empresas solventes y viables que se enfrentan a una situación transitoria de restricción de crédito.

NECESIDADES FINANCIERAS

Por su parte, el presidente del ICO, Aurelio Martínez, explicó que con esta medida lo que se pretendía era inyectar la liquidez necesaria que los mercados financieros no eran capaces de promover. En la actualidad se ha vuelto a plantear la necesidad de alentar a las entidades financieras para que realicen operaciones de financiación de circulante a las pymes, aliviándolas de parte del riesgo de impago al que están sometidas.

Para ello, se ha planteado asumir parte de este riesgo de las entidades, entendiendo además que esta intervención podría dotar a la financiación de un mecanismo multiplicador importante. El principal objetivo, en palabras del presidente del ICO, es "facilitar los procesos de asumir riesgos".

En consecuencia, por este acuerdo, el Instituto de Finanzas asume la mitad del riesgo que pactaron las entidades financieras con el ICO, con una dotación económica máxima de seis millones de euros. Con esta dotación podrá atenderse, con el tope máximo de morosidad pactado --la morosidad máxima es del 5 por ciento-- hasta 500 millones de euros de financiación a las empresas.

En resumen, el ICO seguirá cofinanciado el 50 por ciento de los créditos, mientras que el resto será asumido, en un 25 por ciento por parte de las entidades financieras, y en otro 25 por ciento por parte del Gobierno de Castilla-La Mancha.

Este acuerdo, vigente hasta el 31 de diciembre de 2009, se enmarca en las actuaciones puestas en marcha para la normalización del funcionamiento de los mercados de crédito, principal objetivo de una política económica orientada al mantenimiento de la actividad, el empleo y el bienestar.

REACCIÓN DE LOS EMPRESARIOS

Momentos después de la firma del acuerdo, el presidente de CECAM, Jesús Bárcenas, comentó que "es una buena base el hecho de que las entidades financieras supriman parte de sus posibles riesgos con este acuerdo". Esto, añadió, "supongo que les dará un empujón" a la hora de conceder préstamos a empresarios y autónomos.

"Espero que este acuerdo suponga un nuevo impulso para que haya responsabilidad por parte de estas entidades, porque ahora mismo, en estos momentos bastante críticos dentro de la crisis, las pequeñas y medianas empresas y los autónomos necesitan financiación", aseguró.

Como ejemplo, subrayó la crítica situación añadida que sufren las empresas del sector de la construcción, recordando que "a estas algunas ya estamos todos en el mismo baile", por lo que "sería importante que este convenio que se ha firmado hoy tuviera resultado", sentenció.