Medvédev y Berlusconi analizan los preparativos de la próxima cumbre del G8

  • Moscú, 16 may (EFE).- El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, y el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, se reunieron hoy en las afueras de Moscú para hablar de los preparativos de la próxima cumbre del G8, que se celebrará en la ciudad italiana de L'Aquila, una de las más afectadas por el terremoto del pasado 6 de abril.

Medvédev y Berlusconi analizan los preparativos de la próxima cumbre del G8

Medvédev y Berlusconi analizan los preparativos de la próxima cumbre del G8

Moscú, 16 may (EFE).- El presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, y el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, se reunieron hoy en las afueras de Moscú para hablar de los preparativos de la próxima cumbre del G8, que se celebrará en la ciudad italiana de L'Aquila, una de las más afectadas por el terremoto del pasado 6 de abril.

"La agenda de la cumbre es ajena a nuestra voluntad; la dicta la crisis financiero-económica, y toda reunión al máximo nivel, bilateral o multilateral, se dedica a ella", dijo Medvédev, citado por la agencia Interfax, en una rueda de prensa con Berlusconi en Barvija, la residencia campestre del jefe del Kremlin.

El presidente ruso señaló que las propuesta que llevará a la cumbre que se celebrará en L'Aquila entre los próximos 8 y 10 de julio se refieren a la "creación de las bases de una nueva arquitectura económico-financiera, que tenga en cuenta los cambios ocurridos en la economía mundial y el sistema financiero internacional los últimos 50-80 años".

Agregó que los sistemas de contabilidad y de transparencia corporativas deben ser más modernos y basarse en principios que sean convenientes para todos, no para un solo país.

"Debemos pensar en que la configuración de las finanzas internacionales sea más justa", subrayó Medvédev, quien insistió en la necesidad de crear de una nueva divisa supranacional de reserva y de que el rublo, la moneda nacional rusa, sea utilizado como una de las divisas de reserva.

El primer ministro italiano destacó la comprensión expresada por los países participantes en la Cumbre del Grupo de los Ocho ante la decisión del Gobierno de Italia de trasladar la sede del evento de la isla de La Magdalena a L'Aquila.

"Creo que es correcto que esos días la capital del mundo, porque a la cumbre asistirán representantes del 90 por ciento de la economía del mundo, sea la ciudad que fue la capital del dolor", dijo Berlusconi.