Perú y Colombia entre los más sólidos de la región para enfrentar la crisis

  • Lima, 24 feb (EFE).- Perú y Colombia son los países en Latinoamérica que se muestran más sólidos en su comportamiento frente a la crisis mundial y en las proyecciones de crecimiento económico para 2009, declaró hoy en Lima el economista jefe del grupo BBVA, José Luis Escrivá.

Perú y Colombia entre los más sólidos de la región para enfrentar la crisis

Perú y Colombia entre los más sólidos de la región para enfrentar la crisis

Lima, 24 feb (EFE).- Perú y Colombia son los países en Latinoamérica que se muestran más sólidos en su comportamiento frente a la crisis mundial y en las proyecciones de crecimiento económico para 2009, declaró hoy en Lima el economista jefe del grupo BBVA, José Luis Escrivá.

En una presentación sobre las consecuencias de la crisis financiera internacional y las perspectivas de crecimiento, Escrivá manifestó que América Latina se "ralentizará" (reducirá su expansión), pero con "diferencias significativas" por países.

Para este año las previsiones del Producto Interno Bruto (PIB) hechas por el BBVA para Perú y Colombia son de 5 y 3 por ciento, respectivamente, seguidos por Venezuela con 2,6 por ciento, Brasil con 2,5 por ciento y Chile con 2,3 por ciento.

En tanto que Argentina tiene una previsión de 1,9 por ciento de alza de su PIB y México se estancará en cero por ciento.

Al comentar el caso peruano, Escrivá señaló que su plan anticrisis está "muy bien diseñado" porque está orientado a aquellos aspectos de la economía donde hay mayor capacidad de recuperación en el corto plazo, además de que llegue a tiempo para que el gasto público sustituya al privado y que sean medidas temporales para evitar que arraiguen en el gasto público nacional.

El Gobierno de Alan García presentó en diciembre pasado un plan anticrisis de 10.000 millones de soles (3.125 millones de dólares) para impulsar principalmente el gasto en construcción de obras de infraestructura.

"Lo mejor es poner el énfasis en el gasto, que en la reducción de impuestos", acotó el analista.

Respecto a Colombia, Escrivá señaló que, aunque este país "tiene menos margen de expansión fiscal y de una gestión anticíclica", posee un "sistema financiero sólido" en el que su manejo macroeconómico y de liquidez "está funcionando muy bien".

El mayor impacto de la crisis se verá en Argentina y en Venezuela por sus riesgos propios, y en este segundo básicamente por la dependencia del petróleo.

En opinión de Escrivá, los precios de los metales y del petróleo ya han tocado el mínimo y se debería "ir viendo la estabilización" de los mismos en el mercado mundial.

Respecto a Brasil y Chile, estas naciones caen por un menor comercio mundial, mientras que México sufre la exposición a Estados Unidos pero tiene fortalezas que evitan un impacto mayor, agregó Escrivá citando los estudios del BBVA.

Al analizar el impacto del comercio mundial en los países latinoamericanos, el analista señaló que el "comercio intraregional es muy limitado, por eso es mucho más importante lo que haga Estados Unidos o China que lo que haga Ecuador", por citar a uno de sus vecinos.

Las previsiones de crecimiento del PIB en Latinoamérica son de 1,8 por ciento en el 2009 y de 2,5 por ciento en 2010, después de haber alcanzado el 4,4 en el 2008.

En América Latina, a diferencia de Europa emergente que es una de las regiones más afectadas por la crisis, se puede utilizar por primera vez políticas anticíclicas con plenitud, pues los tipos de interés están bajando y los bancos dan crédito, añadió.

En la Europa emergente (Ucrania, Bulgaria, Polonia y Rusia, entre otros), "vamos a ver crisis bancarias recurrentes en todos los trimestres del año" porque están muy endeudados y sus colapsos tienen impacto en las naciones desarrolladas, explicó el economista jefe del BBVA.

Escrivá afirmó que desde septiembre pasado se ha entrado en una nueva fase de la crisis, donde hay un círculo vicioso entre la aversión extrema al riesgo, la liquidez extrema, los problemas de solvencia y la recesión global.

En tal sentido, opinó que corresponderá a los gobiernos resolver los problemas de riesgo financiero e insistir en las políticas fiscales porque los instrumentos de política monetaria tienen efectos limitados.