Rajoy quiere sentar a Gobierno y comunidades para ahondar en la unidad de mercado

SITGES (BARCELONA), 29 (EUROPA PRESS)

El presidente del PP, Mariano Rajoy, propuso hoy crear una comisión nacional para la unidad de mercado en que esté presente el Gobierno y las 17 comunidades autónomas, lo cual tiene "todo el sentido del mundo".

Lo dijo en su conferencia en la XXV reunión del Círculo de Economía, después de el presidente de la Generalitat, José Montilla, negara esta mañana que el Estado de las autonomías sea un amenaza para la unidad de mercado.

"Lo que no tiene mucho sentido es que, mientras en Europa se intenta dar pasos en el camino correcto, en España demos pasos en dirección contraria", dijo el líder popular, que añadió: "Las barreras artificiales y en muchas ocasiones caprichosas que crea la proliferación de normas y regulaciones autonómicas no pueden ser un freno a la recuperación económica".

Para aclararlo, puso un ejemplo, y recordó que "tienen poco sentido" situaciones como la licencia de caza del ex ministro de Justicia Mariano Fernández Bermejo, ya que tuvo que ser multado por cazar fuera de su comunidad autónoma.

Por ello, reiteró la necesidad de crear una comisión nacional para la unidad de mercado en España ante la necesidad, en su opinión, de armonizar las legislaciones, tal y como está haciendo Europa.

Sin embargo, aclaró que esto "no se puede imponer" y se tiene que debatir, dejando claro que las comunidades tienen derecho a llevar a cabo las regulaciones que estimen oportunas dentro de sus competencias.

El fortalecimiento de la unidad de mercado es una de las bases de las reformas estructurales que, a su juicio, deben aplicarse para superar la crisis, y que debe sumarse a las reformas del sistema educativo, fiscal, del mercado de trabajo, institucional, del sistema energético y de las administraciones públicas.

En alusión al título de las jornadas, 'Hablemos de recuperación', admitió que se observan ya algunas señales "todavía débiles de normalización", pero "no es menos cierto que subsisten demasiados riegos para que pueda preverse una consistente recuperación a corto plazo". Advirtió de que algunos datos pueden "malinterpretarse" en los próximos meses por la "estacionalidad" de la economía española.

Se refirió también a la "necesaria" reestructuración del sector financiero, y reclamó al Gobierno una "hoja de ruta" en este campo --tras el caso de Caja Castilla-La Mancha-- con el fin de sanear el sistema "para que vuelva a fluir el crédito lo antes posible".

Ironizó sobre el nuevo modelo de crecimiento que quiere implementar el presidente del Gobierno: "La idea que subyace es que alguien, desde el despacho de un ministerio, es capaz de identificar cuáles van a ser los sectores productivos de futuro de un país". "O sea, la vuelta a la planificación del desarrollo. La historia está llena de ejemplos del fracaso de estas estrategias", añadió.

Se trata, según Rajoy, de otra estrategia de "puro marketing que llevaron primero a negar la crisis, más tarde a minimizarla, después a plantear desordenadamente medidas teóricamente correctoras, para acabar ahora intentando ni más ni menos que un nuevo modelo de crecimiento.

En su opinión, la economía española adolece de un "gran endeudamiento" y de ser poco competitiva, entre otras cuestiones. Dijo también que España sufre una crisis "puramente española, castiza", así como las consecuencias de una crisis financiera global, que, unidas, forman la "tormenta perfecta".