S&P baja la calificación de El Salvador debido a la crisis económica mundial

  • Nueva York, 12 may (EFE).- Standard & Poor's (S&P) anunció hoy la rebaja de la calificación de riesgo que confiere a la deuda emitida por El Salvador, debido al efecto en sus cuentas públicas de la crisis económica internacional.

Nueva York, 12 may (EFE).- Standard & Poor's (S&P) anunció hoy la rebaja de la calificación de riesgo que confiere a la deuda emitida por El Salvador, debido al efecto en sus cuentas públicas de la crisis económica internacional.

"La recesión económica mundial ha tenido progresivos efectos colaterales en la situación macroeconómica y fiscal de El Salvador, tanto la actual como la prevista", explicó hoy el analista de S&P Roberto Sifón Arévalo, para justificar la rebaja desde "BB+" hasta "BB" en la valoración que la agencia concede a la deuda a largo plazo emitida por ese país.

En cualquier caso, S&P también detalló hoy a través de un comunicado que ha decidido mantener en "estable" su perspectiva con respecto a la calificación del país, ya que espera que "la combinación de una prudente política del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el apoyo de acreedores oficiales ayude a El Salvador a sortear el difícil periodo que se avecina".

Además, mantiene en "B" la calificación otorgada a la deuda a corto plazo del país.

La agencia de calificación calcula que la economía de El Salvador se contraerá este año un 1,5 por ciento, para luego recuperarse lentamente y, así, mantenerse sin cambios en 2010 y avanzar un 3 por ciento en 2011.

La caída de 2009 se deberá a una contracción del consumo, de las inversiones y de las exportaciones derivada de la recesión mundial, según S&P, que destacó que las remesas cayeron un 8 por ciento en los dos primeros meses del año, mientras que las ventas en el exterior "se reducen a un ritmo de dos dígitos" (superior al 10 por ciento).

"El deterioro macroeconómico llega en un momento de limitada flexibilidad fiscal", lamentó el analista de S&P.

Explicó que aunque parte del déficit fiscal que acumula El Salvador se debe a los costes del sistema nacional de pensiones, la rápida caída de los ingresos y las dificultades para recortar los gastos sociales van a seguir afectando durante este año a las cuentas públicas.

Si bien se mantiene el compromiso con la disciplina fiscal, el analista calificó de "poco realista" que el país pueda mantener su objetivo de que el déficit público no supere el 3 por ciento del Producto Interior Bruto. (PIB).

En cualquier caso, Sifón Arévalo consideró que el país tiene "margen de maniobra para resistir las presiones externas", gracias en parte a la asistencia de instituciones multilaterales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).