Zapatero admite que la recesión "no ofrece señales claras de remisión" y ve necesarias "nuevas reformas económicas"

Califica al PP de "guardianes de la ortodoxia" y les pide que piensen 5 segundos en los parados o en quien no puede pagar la hipoteca

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, admitió hoy, durante su intervención en la reunión del Comité Federal del PSOE, que la recesión "no ofrece señales claras de remisión" y ve necesarias "nuevas reformas económicas". Calificó de "guardianes de la ortodoxia" a los políticos de la derecha y les pidió que se paren cinco segundos a pensar en quien acaba de perder su empleo o en los jóvenes que tienen que pedir ayuda a su familia para pagar la hipoteca.

Zapatero defendió su Plan E que tendrá como fin "amortiguar los efectos" de la destrucción de empleo y explicó que muchas de las medidas económicas que ha adoptado el gobierno están comenzando ahora a "desplegar sus efectos". Estos, señaló, se van a empezar a notar en una mejor "evolución de los datos de destrucción de empleo" a pesar de que, admitió, "la recesión general aún no ofrece señales claras de remisión", a pesar, añadió, "de que seguimos, pues, inmersos en la fase aguda de la crisis".

Tras afirmar que España ha sido de los países "más activos" en el "combate" contra la crisis, ya que, añadió, "somos de los pocos países en el mundo que hemos movilizado más del 2 por ciento del PIB", destacó que nuestro país ha ampliado las medidas de protección social y la solidaridad, aumentando las pensiones más bajas, el SMI, el gasto en dependencia y la mayor cobertura del desempleo.

Advirtió que la derecha no hubiera hecho esto sino que habría aplicado la "cirugía de los decretazos laborales" y calificó a los integrantes del PP de "guardianes de la ortodoxia" a los que pidió que dediquen "cinco segundos al menos", en tratar de ponerse en lugar de quienes acaban de perder su empleo y temen no poder encontrarlo, o en el lugar de una pareja que no puede pagar la hipoteca y se ve obligada a pedir ayuda a su familia.

En su opinión, el PP "debería pensar un poco" en estas personas cuando "dramatizan sobre el gasto público y el déficit". Porque, dijo, "el déficit público lo vamos a resolver sin ninguna duda y en el medio plazo, pero hay otros déficits que son irreparables".

Zapatero explicó que, por el contrario, el PSOE es el principal "valedor" de esos ciudadanos y recalcó que le "obsesiona" frenar la destrucción de empleo y volver a recuperar el crecimiento. Pero que, mientras esto ocurre, no se puede "abandonar a su suerte" a los que "lo están pasando peor". Por ello, dijo que le produce "estupor" oír a Mariano Rajoy decir que el Plan de inversión de los ayuntamientos es "malo" porque va a gastar 8.000 millones de euros. El presidente defendió este plan alegando que va a mantener 300.000 empleos.

El presidente también explicó el sentido de los cambios de gobierno bajo el argumento de imprimir un nuevo "ritmo" y expuso que esta nueva etapa va a estar guiada por tres objetivos principales: "transitar de la crisis a la recuperación, de la pérdida del empleo a la recuperación del empleo y del diálogo social al acuerdo social".

Para lograr estos objetivos, Zapatero afirmó que se deben hacer "nuevas reformas económicas" y se debe buscar la concertación con las Comunidades Autónomas.