(Ampliación) Obama anuncia la quiebra de Chrysler y una alianza con Fiat

Nardelli dice que abandonará Chrysler, que contará con tres consejeros nombrados por Fiat

WASHINGTON, 30 (EUROPA PRESS)

El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció hoy que el consorcio automovilístico Chrysler se ha visto obligado a declararse en suspensión de pagos, después que no se haya alcanzado un acuerdo con sus acreedores, aunque señaló que la multinacional con sede en Auburn Hills (Detroit) ha llegado a un acuerdo para la formación de una alianza con la italiana Fiat.

Obama resaltó que el periodo en el que Chrysler se acoja al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras del país será "rápido y eficiente" y servirá para que la empresa sea más competitiva y para asegurar su viabilidad en el futuro.

Asimismo, Obama resaltó que a través del acuerdo con Fiat, la firma italiana se convertirá en un accionista mayoritario de Chrysler y compartirá "miles de millones de dólares" en tecnología con la compañía estadounidense.

Durante su intervención, el presidente de Estados Unidos reconoció el trabajo realizado por los trabajadores, que han hecho "grandes sacrificios", así como por los accionistas y por el presidente de Chrysler, Robert Nardelli, para alcanzar un acuerdo que asegurara el futuro de la empresa, y criticó la actitud de un grupo de "especuladores", ante su negativa a reducir la deuda del fabricante de automóviles.

Asimismo, resaltó que el acuerdo con la compañía italiana y la declaración temporal de suspensión de pagos permitirán a Chrysler salvaguardar más de 30.000 puestos de trabajo directos y decenas de miles de forma indirecta. Asimismo, aseguró que a pesar de declararse en suspensión de pagos, la firma mantendrá todas sus obligaciones.

Obama apuntó que la colaboración con la corporación europea servirá no sólo para que Chrysler "sobreviva", sino también para que salga de esta situación reforzada para asegurar su éxito en el futuro.

Además, el líder del ejecutivo estadounidense resaltó la importancia que tienen las divisiones financieras de las compañías de automóviles. Por ello, apuntó que se ha llegado a un acuerdo para que la financiera de General Motors, GMAC, se encargue a partir de ahora de la dar créditos para la compra de coches de todas las marcas de Chrysler y de Fiat en Estados Unidos.

NUEVA COMPAÑIA.

Por su parte, el consorcio Chrysler, en un comunicado, señaló que la formación de esta alianza servirá para "optimizar" sus respectivas experiencias de producción y de suministro internacional, al tiempo que se asegura el acceso a nuevos mercados, ya que Chrysler fabricará en sus plantas motores y componentes de Fiat.

"La colaboración transforma a Chrysler en un nueva compañía vibrante, sana y con ventajas estratégicas", aseguró Nardelli, al tiempo que afirmó que esta operación permitirá ofrecer a su compañía nuevos vehículos más eficientes y ampliar su cartera de productos.

Al mismo tiempo, Nardelli aseguró que los trabajadores de Chrysler pasarán a ser empleados de esta nueva compañía y que sus concesionarios permanecerán abiertos. No obstante, señaló que la empresa no ha logrado obtener las concesiones necesarias de todos sus acreedores, lo que "podría haber evitado la necesidad de un proceso concursal".

Por todo ello, señaló que su empresa ha presentado la solicitud de suspensión de pagos de forma voluntaria en el Tribunal de distrito Sur de Nueva York. "A pesar de que el acuerdo total no ha sido posible, estoy muy agradecido a todos los han hecho sacrificios", añadió.

Nardelli aseguró que su compañía saldrá de la situación de suspensión de pagos en 30 o 60 días de manera que estará bien posicionada para mantener una viabilidad a largo plazo. Además, a raíz de la declaración de suspensión de pagos de la empresa, Nardelli comunicó su decisión de abandonar la presidencia de la compañía, una vez que se complete la alianza, para trabajar como asesor del fondo Cerberus Capital.

TRES MIEMBROS DE FIAT EN EL CONSEJO DE CHRYSLER.

Por su parte, el consejero delegado de Fiat, Sergio Marchionne, destacó que esta transacción "representa un solución constructiva e importante" a los problemas que ha sufrido Chrysler en los últimos tiempos, al igual que el resto de la industria del automóvil.

Marchionne apuntó que el máximo órgano de gobierno de Chrysler, en la que mantendrá Fiat un 20% del capital, estará formado por tres consejeros nombrados por la firma italiana, y señaló que su empresa se ha asegurado una opción de compra, ejecutable hasta el 1 de enero de 2013, de un 16% adicional de la empresa estadounidense.