Economía/Motor.- Dirección y comité de Renault se reúnen mañana para negociar la supresión del tercer turno en Palencia

VALLADOLID, 16 (EUROPA PRESS) La dirección de Renault y los sindicatos presentes en el Comité Intercentros se volverán a reunir mañana, martes 17 de febrero, para seguir analizando y negociando la supresión del tercer turno o turno de noche en la factoría palentina de Villamuriel de Cerrato, una medida anunciada por la compañía francesa de la firma del rombo para el próximo 23 de marzo. La reunión mañana del Comité Intercentros será la continuación de la celebrada el pasado martes 3 de febrero con la que se inició el periodo de consultas con los representantes de los trabajadores y en la que la Dirección de Renault confirmó su intención de suprimir el tercer turno en la factoría palentina de Villamuriel de Cerrato, donde se fabrica en la actualidad el nuevo Mégane. Según confirmaron a Europa Press fuentes de la multinacional francesa de la marca del rombo, la intención de la empresa es suprimir ese 'tercer turno' para ajustar la oferta a la demanda actual y para realizar una mejor gestión de los 'stocks'. Esta medida tendrá como consecuencia, a su vez, "minimizar" todo lo posible la aplicación de los días de Expediente de Regulación de Empleo (ERE) concedidos por la Autoridad laboral para esta fábrica, 24 jornadas en total. En concreto y según precisó la empresa, el mantenimiento de los tres turnos con la actual demanda del mercado obligaría a parar la producción "como mínimo" un día por semana lo que "agotaría" las medidas de flexibilidad en la fábrica palentina, que se llevarían a cabo de una manera "muy rápida" aplicándose todos los días de ERE en el primer trimestre del año. Sin embargo, argumentó la empresa, con la organización de la producción en dos únicos turnos y con la actual demanda del mercado de la automoción se minimizaría la posibilidad de aplicación de ese ERE. Los planes de Renault con la nueva organización de la producción en dos turnos pasan por fabricar un total de 850 unidades diarias del nuevo Mégane, ajustándose a la actual demanda, frente a las 1.000 que está produciendo en la actualidad con los turnos de mañana, tarde y noche. La Dirección de Renault aprovechó la primera reunión negociadora con los sindicatos para aclarar que la supresión del 'tercer turno' en la fábrica de Palencia no tendrá impacto en el empleo fijo puesto que se llevará a cabo a través de la no renovación de 400 empleos temporales. Del mismo modo, aseveró la compañía francesa, la nueva organización de la producción requerirá de personal que se regulará con la movilidad de empleados de Valladolid y con algunos trabajadores temporales. La empresa destacó también los buenos datos de comercialización y la "gran aceptación" del nuevo Mégane en el mercado de la automoción, que cayó un 8,1 por ciento a lo largo del año 2008 en el contexto europeo, mientras que las previsiones para el presente año son de un descenso del 15 al 20 por ciento. Renault aseveró asimismo que con la renovación de la gama del Mégane la factoría estará "bien posicionada" para afrontar con garantías la posible reactivación del mercado. VIGILANCIA DE LA MOVILIDAD Por su parte, el secretario de Comunicación de la Sección Sindical de UGT en Renault-España, Alejandro Durán, advirtió de que el sindicato vigilará que la movilidad de trabajadores de Valladolid cumpla con las condiciones recogidas en el convenio tras reiterar que la medida adoptada por la empresa "no gusta". Durán, en declaraciones a Europa Press, explicó que durante la primera reunión del Comité Intercentros para negociar la supresión del 'tercer turno' en Palencia se pidió a la empresa que aportara datos sobre el volumen de fabricación y el reajuste de plantilla que realizará con motivo de la supresión de ese turno de noche. En respuesta, el responsable de UGT espera obtener en la reunión de mañana los datos de 'stock' de los concesionarios para saber el número de vehículos inmovilizados, aunque la empresa se negó a dar la cartera de pedidos alegando que es "confidencial". En este sentido, explicó que darán una opinión más amplia sobre la puesta en marcha de las medidas anunciadas por la empresa tras la reunión de mañana. Por su parte, los representantes de Comisiones Obreras en Renault decidieron no sentarse a la reunión del Comité Intercentros del 3 de febrero, algo que hicieron al entender que "no es de recibo" que se les convocase a este encuentro para explicar la supresión de un turno en Palencia cuatro días después de haberse enterado a través de los medios de comunicación. En este sentido, el presidente de la Sección Sindical de Comisiones en Renault, Joaquín Arias, criticó la nueva dirección de Recursos Humanos y los cambios producidos al frente de la empresa en España, del presidente en adelante, cuestión con la que también se mostró de acuerdo el representante de UGT, quien recordó que éste malestar también se lo han hecho llegar a la empresa. Arias aseguró que "falta información" por parte de la empresa y afirmó que se proporciona esta información al mismo tiempo o antes que a los trabajadores, por lo que criticó la falta de diálogo con los sindicatos. El responsable de Comisiones consideró que la supresión del turno de Palencia hará daño también a las factorías de Valladolid y Sevilla y aseguró que no se puede "justificar" el ERE por stock porque el Mégane "no puede tener". Además, aseguró que han comprobado que excepto en Valladolid y Palencia, donde se tarda en entregar un coche cinco o seis semanas, en el resto de concesionarios a los que han llamado son dos meses y medio o tres, cuando otras marcas tardan un mes y añadió que si no dan datos de pedidos y stock es porque "algo tienen que esconder".