Economía/Motor.- El comité de GM Figueruelas aprueba la dimisión de Wagoner y dice que es lo que "debía ocurrir"

ZARAGOZA, 30 (EUROPA PRESS) El presidente del comité de empresa de General Motors (GM) en la planta de Figueruelas (Zaragoza), José Juan Arceiz, consideró que la dimisión del hasta ayer presidente de la compañía, Rick Wagoner, "es lo que debía ocurrir" porque a la hora de solicitar dinero público para "salvar" a la empresa "éste no puede dejarse en manos de quién creó su crisis". Según explicó Arceiz en declaraciones a Europa Press, el presidente "es el máximo responsable de los éxitos y fracasos de una empresa", por lo que, a su juicio, "él es el responsable de que General Motors esté al borde de la quiebra". La corporación estadounidense anunció el nombramiento de Fritz Henderson, hasta ahora su jefe operativo, como su nuevo consejero delegado, en reemplazo de Rick Wagoner. Henderson, de 50 años, fue nombrado en su puesto actual en 2008. Previamente fue vicepresidente y jefe financiero de la empresa. Así Arceiz consideró "lógico" que el Gobierno de Obama haya forzado la dimisión de la actual ejecutiva de la empresa "porque son los responsables de que se tenga que pedir ese dinero público", si bien auguró que esta decisión "no tendrá consecuencias directas" para las nueve plantas de la filial europea. En este sentido avanzó que "la verdadera decisión que marcará el futuro de la empresa" será el visto bueno del plan de reestructuración por parte del Tesoro Estadounidense, que permitirá "poder poner en marcha un plan de viabilidad para Europa" de segregación mediante la creación de una nueva sociedad para las nueve fábricas de la marca Opel/Vauxhall. General Motors, que recibió 17.400 millones de dólares en préstamos concedidos por el Gobierno el pasado mes de diciembre, tenía hasta mañana para entregar a las autoridades un informe detallado sobre las acciones emprendidas para recortar gastos y conseguir así un nuevo préstamo del Gobierno por valor de 21.600 millones dólares. El grupo de trabajo sobre la industria del automóvil del Gobierno estadounidense decidió hoy conceder un plazo de sesenta días para que el consorcio automovilístico General Motors presente un nuevo plan en el que se contemple una "fuerte" reducción de costes. El Gobierno estadounidense consideró que General Motors ha logrado "un progreso considerable" en el desarrollo de nuevos vehículos más eficientes y menos contaminantes y señaló que la compañía "podría sobrevivir" si lleva a cabo una "fuerte reducción de costes". De esta forma, la Casa Blanca dio un plazo de sesenta días a la firma para presentar un nuevo plan de recorte de gastos, ya que el otro requisito exigido por el Gobierno, la salida de Wagoner como presidente de la compañía, ya se ha cumplido. Sobre esto, Arceiz dijo "entender" que se trata de una empresa "muy grande" que no puede llevar a cabo reducciones de gastos "de un día para otro", si bien reconoció la "expectación" de los trabajadores ante la decisión del Gobierno norteamericano.