Economía/Motor.- Johnson Controls recortará su plantilla y cerrará diez plantas para amoldarse a la realidad del mercado

MILWAUKEE (ESTADOS UNIDOS), 27 (EUROPA PRESS) El fabricante estadounidense de componentes para automóviles Johnson Controls, anunció hoy la puesta en marcha de un plan de reestructuración, orientado a reducir costes y a amoldar su producción a la demanda actual, que contempla "reducciones" de plantilla y el cierre de diez plantas. La firma con sede en Milwaukee, en el Estado de Wisconsin, explicó que este programa de reestructuración, que está previsto que se complete antes de 2010, está destinado a acoplar su estructura de costes a las condiciones actuales del mercado. La empresa indicó que este plan tendrá un coste de entre 200 y 215 millones de dólares (entre 151,5 y 162 millones de euros al cambio actual) con cargo en el segundo trimestre del año fiscal. Johnson Controls afirmó que sus estimaciones reflejan que la producción de automóviles durante el año fiscal 2009 se situará en 8,8 millones de unidades en Norteamérica, mientras que en Europa alcanzará 14,3 millones de unidades. La compañía apuntó que estos niveles son inferiores a sus estimaciones presentadas en diciembre de 2008. La corporación estadounidense señaló que tiene que trabajar en optimizar su capacidad de producción, con el fin de amoldarse a la demanda actual de vehículos. Así, la firma subrayó que el coste del plan de reestructuración en el segundo trimestre fiscal se verá "parcialmente compensado" por los 75 millones de dólares (56,8 millones de euros) de beneficio bruto que prevé registrar la compañía en ese periodo. Durante el último trimestre del año fiscal 2008, la multinacional anunció la puesta en marcha de un plan de reestructuración, con un importe de 495 millones de dólares (375 millones de euros), y que se orientaría a reducir costes en cada una de sus tres divisiones de negocio. En este sentido, Johnson Controls explicó que los primeros resultados positivos de la implementación de este plan de reestructuración se dejarán notar a partir del tercer trimestre del año fiscal 2009. De esta forma, la empresa confirmó que prevé volver a la rentabilidad durante el tercer y cuarto trimestre de este ejercicio fiscal. El presidente y consejero delegado de la corporación, Stephen Roell, señaló que el anuncio de este plan de reestructuración demuestra la capacidad de la empresa para mejorar su estructura de costes. "Seguimos convencidos de nuestras previsiones de crecimiento a largo plazo", añadió.