Economía/Motor.- La Eurocámara reclama más apoyo financiero para el sector del automóvil por la crisis

Celebra los esfuerzos de Bruselas para dar respuesta a los problemas de General Motors Europe ESTRASBURGO (FRANCIA), 25 (EUROPA PRESS) El pleno del Parlamento Europeo aprobó hoy una resolución no vinculante en la que los eurodiputados reclaman a los Veintisiete y a la Comisión Europea que "aceleren, simplifiquen y aumenten el apoyo financiero destinado al sector del automóvil" en la Unión, especialmente a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y la autorización de garantías estatales para préstamos con bajos tipos de interés. La Eurocámara entiende que estas ayudas contribuirían a "estimular la demanda de vehículos nuevos, en beneficio del crecimiento económico, del medio ambiente y de la seguridad vial". En la resolución, presentada por el Partido Popular Europeo, el Partido Socialista Europeo, los Liberales Demócratas y UEN y aprobada con los votos a favor de 413, 44 en contra y 29 abstenciones, los eurodiputados acogen "favorablemente" los esfuerzos del Ejecutivo comunitario para "dar una respuesta política eficaz a las dificultades de General Motors Europe" y encontrar "una solución equitativa justa al problema de los derechos de propiedad intelectual". Asimismo, la Eurocámara reclama también que se reduzcan y simplifiquen los trámites administrativos para solicitar créditos y se promueva la transformación tecnológica de las compañías automovilísticas y, desde esta perspectiva, una reconversión del sector "socialmente responsable". Los eurodiputados consideran que el Banco Europeo de Inversiones "debe prestar suficiente atención" a las pequeñas y medianas empresas que dependen del sector automovilístico para garantizar "su acceso al crédito" y, por ello, reclaman a los Veintisiete que aumenten la capacidad del banco para garantizar que "pueda adaptarse a las necesidades financieras a medio plazo de la industria del automóvil". El Banco Europeo de Inversiones ha dicho que concederá préstamos al sector automovilístico por valor de 7.000 millones de euros antes de junio. Sin embargo, la industria europea solicita 40.000 millones de euros. RECONVERSIÓN, SOCIALMENTE RESPONSABLE. Los eurodiputados piden en su resolución que "todas las medidas financieras o fiscales, incluidas las relativas al desguace, deben apoyar y acelerar la necesaria transformación tecnológica del sector, especialmente en lo que se refiere a la eficiencia energética de los motores y a la reducción de las emisiones". Asimismo, consideran que estas medidas deben "contribuir a afrontar la fase de reestructuración y reconversión a la que enfrentan la industria del automóvil y la cadena de proveedores" y piden a la industria "ajustes, de una manera socialmente responsable, en estrecha cooperación con los sindicatos", y en el marco de una "estrategia económica coherente". Los eurodiputados piden utilizar los fondos europeos para promover la formación y cursos de reciclaje para los trabajadores del sector y subrayan la necesidad de realizar "inversiones constantes" en programas de Desarrollo e Innovación en el mismo y muestran su satisfacción con el proceso CARS 21 que define una política industrial europea a largo plazo. La resolución reclama a la Comisión Europea que elabore nuevas orientaciones para la renovación de la flota en Europa con "efectos positivos y a corto plazo sobre la demanda de nuevos automóviles por los consumidores" y que den "un nuevo impulso al mercado del alquiler de automóviles". INQUIETUD POR EL PELIGRO DE PROTECCIONISMO. La Eurocámara reconoció hoy que "observa con creciente inquietud que algunas de las medidas a corto plazo adoptadas a escala nacional por los Estados miembros podrían distorsionar la competencia en el mercado interior y dañar la competitividad" y subraya la importancia de actuar de manera coordinada a nivel de los Veintisiete. También piden un diálogo abierto con terceros países, incluidos Estados Unidos y los países asiáticos para evitar adoptar medidas proteccionistas en el sector mundial. En su resolución, los eurodiputados recuerdan que el sector "es fundamental para la economía de la Unión Europea" al emplear a 12 millones de trabajadores de manera directa e indirecta, el 6 por ciento de la población activa en la Unión y, desde esta perspectiva, lamentan que la crisis esté afectando "especialmente" al sector y su cadena de proveedores y recuerdan que este año "se registrará un importante descenso adicional en la demanda de automóviles" lo que reducirá la producción y el empleo en el sector. EL SECTOR RECLAMA AYUDAS. El secretario general de la Asociación de Fabricantes (Acea), Ivan Hodac, celebró en un comunicado la resolución del Parlamento Europeo porque reconoce que la crisis ha afectado "en particular" a la industria automovilística y reconoce que la necesidad de apoyar al sector es una cuestión de "urgencia". "Las circunstancias extraordinarias exigen medidas excepcionales para garantizar el empleo y las inversiones" en el sector, subrayó. Hodac, que representa a empresas como BMW Group, General Motors Europe, Fiat Group, Jaguar, Land Rover, Ford Europe, Porsche, PSA Peugeot-Citroën, Renault, Toyota Motor Europe, Volkswagen y Volvo, recordó que el sector es "esencial para la economía de la UE" porque no sólo porque "es la locomotora de las industrias manufactureras" sino también una de las que crea más empleo y más invierte en I+D. En concreto, el sector emplea a más de 2,3 millones de personas de manera directa y otras 10 millones de manera indirecta y su volumen de negocio asciende a 550.000 millones de euros, según datos de ACEA, cuyos miembros además invierten unos 20.000 millones de euros cada año en D+I. Sin embargo, la crisis ha provocado una caída de la demanda de nuevos coches en los últimos 10 meses. Entre mayo de 2008 y febrero de 2009 se han registrado 2,3 millones de vehículos menos que en el mismo periodo del año anterior y se espera que en 2009 la producción caiga un 25%.