Economía/Motor.- Renault aumenta un 32% su producción de cajas 'J' en Sevilla y prevé mejorar por la expansión de Dacia

SEVILLA, 10 (EUROPA PRESS) La compañía automovilística Renault ha aumentado su cadencia de producción de cajas de cambio de la familia 'J' en su planta de Sevilla en un 32 por ciento, pasando de 1.250 cajas en unas semanas a las 1.650 actuales, y esperó además mejorar su situación tras el anuncio realizado por la marca rumana Dacia sobre su expansión en el mercado nacional. Según indicaron fuentes de Renault a Europa Press, el anuncio de Dacia, perteneciente al grupo Renault, sobre aumentar su penetración en el mercado español en 2009, puede suponer beneficios para la planta sevillana, que fabrica cajas de cambio para la firma rumana de modelos como el Logan. Dacia contará con la incorporación de tres nuevas motorizaciones en 2009 además de la versión renovada de su modelo Logan Break y la versión comercial de este modelo, denominada Logan Van y que le permitirá entrar en un segmento de mercado en el que aún no estaba presente, como es de los vehículos comerciales. De este modo, la compañía se mostró "optimista y tranquila" ante el modo en el que la planta sevillana de San Jerónimo está "aguantando" la situación del mercado automovilístico y que permitirá retardar la aplicación del expediente de regulación de empleo (ERE) temporal previsto. Así, la disminución de días de descanso para los trabajadores a cuenta de la 'bolsa de horas' --instrumento recogido en el convenio colectivo que gestiona las horas acumuladas en periodos de mayor demanda en forma de descansos cuando baja ésta-- supondrá que el expediente no tenga que ser aplicado de forma inmediata. Las mismas fuentes recordaron que la planta de Renault en Sevilla fabrica cajas de cambio para distintos países y mayoritariamente de utilitarios pequeños, que son los modelos que "mejor está aguantando la caída de ventas de automóviles". En este contexto, alabaron el desarrollo de medidas para mejorar la competitividad del sector ante la actual situación financiera, señalando que estas medidas gubernamentales son el inicio de una "tendencia positiva" para el mercado automovilístico cuyos resultados esperaron que comiencen a llegar "en breve". Según la información recogida por Europa Press, el Estado francés prestará un total de 6.000 millones de euros durante un periodo de cinco años a los dos principales constructores automovilísticos franceses --Renault y PSA Peugeot-Citroën--, que se repartirán este importe al 50 por ciento a cambio de determinadas contrapartidas, como frenar las deslocalizaciones y moderar la distribución de dividendos. Este plan de ayuda masiva a uno de los sectores más afectados por la crisis económica consistirá finalmente en un préstamo directo del Estado por valor de 6.000 millones de euros, incluso un poco más si se incluye al constructor de camiones Renault Trucks, igualmente en crisis, y en manos del sueco AB Volvo. Esta cantidad se unirá así a la prima de 1.000 euros para quien lleve al desguace su coche y se compre otro, una medida que, de momento. El sector se ha beneficiado igualmente de 1.000 millones de euros de préstamos garantizados otorgados el pasado diciembre a sus filiales de crédito. Los 6.000 millones que se destinarán ahora tendrán como contrapartida el compromiso de los constructores de destinar parte de este dinero a sus múltiples proveedores, para evitar que se multiplique los planes sociales de reducción de empleo. También se prevé desbloquear otros recursos a través del Fondo de Modernización de Equipamiento para el Automóvil.