Economía/Motor.- S&P rebaja el 'rating' de Tata Motors y señala que el Nano no será la "panacea" para la compañía

MADRID, 26 (EUROPA PRESS) La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P) ha rebajado el 'rating' del fabricante indio de automóviles Tata Motors unos días después de que la compañía lanzara de forma oficial su vehículo 'ultrabarato' Nano, que saldrá a la venta en India en julio con un precio cercano a los 1.700 euros, según informa el diario 'Financial Times'. Standard & Poor's ha rebajado de BB- (calidad cuestionable) a B+ (calidad pobre) el 'rating' de la empresa india y ha situado en vigilancia con implicaciones negativas las perspectivas de la multinacional. La decisión de S&P de rebajar la calificación crediticia de Tata Motors refleja que la llegada de este vehículo "no será la panacea" para los problemas de deuda que tiene la corporación que preside Ratan Tata. Standard & Poor's señaló que la compañía automovilística india ha visto como su 'cash flow' se ha visto deteriorado por la adquisición el pasado año de las filiales británicas de Ford, Jaguar y Land Rover, por un importe de 2.300 millones de dólares (1.770 millones de euros). La agencia de calificación señaló que el efecto negativo sobre el flujo de caja de la compra de Jaguar y Land Rover ha sido uno de los principales motivos de la rebaja del 'rating' de Tata Motors, que ha sido degradado por segunda vez desde el pasado mes de diciembre. "El recientemente lanzado Nano tiene el potencial para aportar gradualmente beneficios materiales al 'cash flow' de Tata Motors", explicó S&P, al tiempo que resaltó que Jaguar y Land Rover se han visto especialmente afectadas por la crisis y por la caída de las ventas, por lo que aseguró que seguirán registrando descensos de volumen durante 2009. Por otro lado, el gasto de capital realizado para el desarrollo y lanzamiento del Nano ha sido financiado por los fondos propios de la compañía, mientras que Tata Motors está trabajando en la actualidad para refinanciar antes del próximo 2 de junio los 2.000 millones de dólares (1.538 millones de euros) restantes de pago del crédito de 3.000 millones de dólares (2.300 millones de euros) solicitado para adquirir las antiguas filiales de Ford. El analista de S&P Manuel Guerena señaló que los niveles de deuda de la compañía podrían aumentar próximamente a causa del fuerte gasto de capital que tiene previsto realizar la compañía durante el presente ejercicio.