El presidente de Seat recuerda que Volkswagen exige a la empresa dos años de congelación salarial

  • Barcelona, 19 mar (EFE).- El presidente de Seat, Erich Schmitt, ha recordado hoy que las medidas laborales que han refrendado los trabajadores de la compañía para optar a la fabricación del Audi Q3 no contemplan los dos años de congelación salarial que exige Volkswagen para asignar el nuevo modelo a Martorell (Barcelona).

El presidente de Seat recuerda que Volkswagen exige a la empresa dos años de congelación salarial

El presidente de Seat recuerda que Volkswagen exige a la empresa dos años de congelación salarial

Barcelona, 19 mar (EFE).- El presidente de Seat, Erich Schmitt, ha recordado hoy que las medidas laborales que han refrendado los trabajadores de la compañía para optar a la fabricación del Audi Q3 no contemplan los dos años de congelación salarial que exige Volkswagen para asignar el nuevo modelo a Martorell (Barcelona).

Schmitt ha asegurado, durante la presentación de resultados de la compañía, que el voto favorable de los trabajadores a la propuesta del sindicato UGT, que plantea congelar los sueldos este 2009 e incrementarlos la mitad del IPC en 2010, es "un paso en la dirección correcta", aunque no definitivo para la adjudicación del Q3.

El presidente de Seat ha señalado, en este sentido, que este documento, "por desgracia, no dice nada" de los dos años de congelación salarial que pide Volkswagen para reducir costes laborales y hacer competitiva la factoría de Martorell.

"La competencia con las otras plantas (del grupo) va a ser altísima y la decisión dependerá de muchos factores económicos", ha manifestado Schmitt, que ha afirmado que él, personalmente, ha hecho "todo lo posible" para lograr que el nuevo todoterreno urbano de Audi se fabrique en Martorell.

Schmitt ha lamentado, no obstante, que los sindicatos no llegaran antes a un acuerdo a la hora de pactar los ajustes laborales que están dispuestos a aceptar para producir el Q3 y evitar así el excedente de 1.500 trabajadores que la empresa sostiene que tiene la planta barcelonesa.

Un 65,5 por ciento de los trabajadores de Seat ha aceptado la congelación salarial que propone UGT.

La consulta, vinculante, debería contar ahora con el apoyo de CCOO y CGT, sindicatos que se han opuesto desde un principio a que se congelen los salarios como condición "sine qua non" para producir el Q3.

El resultado de la votación de la plantilla, no obstante, no tiene para Seat valor legal, ya que la representación de los trabajadores la ostenta el comité intercentros.

"Necesitamos una declaración clara del comité para saber en qué condiciones los tres sindicatos nos van a permitir presentar una oferta, pero hoy no tenemos una declaración vinculante del comité", ha subrayado Schmitt.

El vicepresidente ejecutivo de Recursos Humanos de Seat, Ramón Paredes, ha reiterado que la empresa necesita una propuesta "formal" por parte del comité intercentros.

Cuando la tenga, la trasladará a la dirección de Volkswagen, para que la valore a la hora de decidir a qué planta asigna el nuevo modelo de Audi.

Paredes ha recordado que la decisión última de qué planta ensamblará en Q3 la tiene la cúpula del consorcio alemán y que, "mientras que no haya nada decidido, siempre hay posibilidades".