Expectación por el viaje de Sebastián a Alemania para traer el Audi Q3 a Seat

  • Madrid, 15 abr (EFE).- Industria y sindicatos se han mostrado expectantes ante el viaje que realizará hoy el ministro de Industria, Miguel Sebastián, a la sede en Alemania del grupo Volkswagen para tratar la adjudicación del nuevo Audi Q3 a la planta de Seat en Martorell (Barcelona).

Expectación por el viaje de Sebastián a Alemania para traer el Audi Q3 a Seat

Expectación por el viaje de Sebastián a Alemania para traer el Audi Q3 a Seat

Madrid, 15 abr (EFE).- Industria y sindicatos se han mostrado expectantes ante el viaje que realizará hoy el ministro de Industria, Miguel Sebastián, a la sede en Alemania del grupo Volkswagen para tratar la adjudicación del nuevo Audi Q3 a la planta de Seat en Martorell (Barcelona).

El viaje de Sebastián a Wolfsburg (Alemania) se produce en un momento en el que Audi ha aplazado su decisión de adjudicar la fabricación del nuevo modelo ante una falta de acuerdo de flexibilidad entre la dirección de Seat y los sindicatos, y la propia situación de la marca alemana, también aquejada por una reducción de las ventas y de su capacidad de producción.

La planta de Audi en Ingolsdtadt es probablemente la que en este momento tiene las mayores posibilidades de adjudicación, según distintas fuentes consultadas por Efe, ya que la marca tiene problemas de ocupación para medio millar de trabajadores, además de ser desde el punto de vista técnico la instalación idónea para el Q3 por compartir la misma plataforma del modelo A3, que se fabrica en esta factoría.

A ello hay que añadir cierto malestar en el grupo Volkswagen por el hecho de que las ayudas directas a la compra en Alemania (2.500 euros) están incentivando la fabricación en las plantas españolas y en España no se aplican medidas de este tipo.

A la candidatura de Ingolsdtadt hay que sumar la competencia del resto de las factorías del grupo, en concreto la de Bratislava, en Eslovaquia, y la de Gyor, en Hungría, que han intensificado la presión en las últimas semanas, hasta el punto de ofrecer los gobiernos y regiones de estos países ayudas directas a Volkswagen a cambio de fabricar el Q3, un todoterreno ligero de carácter urbano.

Si el Q3 no es adjudicado a la factoría de Martorell podrían quedar en riesgo las ayudas otorgadas por el Ministerio de Industria dentro del Plan Integral de Automoción, que suponen una inyección para la firma española de 100 millones de euros, como ya ha advertido el director general de Industria, Jesús Candil.

A esta cifra hay que añadir otra cantidad, aún sin cuantificar, procedente del Gobierno catalán, que también prevé ayudas a la industria del automóvil ubicada en Cataluña.

La visita del ministro español a la sede del consorcio Volkswagen se produce con nula información de las partes, que no han desvelado detalles sobre la reunión y de quiénes serán los interlocutores, contacto del que, a priori, no habrá información posterior, según asegura el Ministerio de Industria.

Precisamente en Wolfsburg tiene su despacho Francisco Javier García Sanz, que entre sus cargos posee el de presidente del Consejo de Administración de Seat y el de miembro del Consejo de Audi.

El viaje de Miguel Sebastián se produce tras la petición del presidente del Comité de Empresa de Seat, Matías Carnero (UGT), de una mayor implicación del Gobierno en el proceso de adjudicación.

Los trabajadores de Seat aprobaron en un reciente referéndum congelarse un año los salarios para conseguir el Q3, un período que la empresa considera insuficiente, pues reclama dos años de estabilidad salarial.

Fuentes consultadas por Efe atribuyen a los sindicatos la responsabilidad de no tener adjudicado ya el Q3, cuando hace aproximadamente un año la adjudicación de daba por hecha.