Industria cree que hay muchas posibilidades de llevar a Martorell el Audi Q3

  • Madrid, 16 abr (EFE).- La secretaria general de Industria, Teresa Santero, afirmó hoy que cree que hay muchas posibilidades de que la planta de Seat en Martorell (Barcelona) se encargue de la fabricación del Audi Q3 del grupo Volkswagen.

Industria cree que hay muchas posibilidades de llevar a Martorell el Audi Q3

Industria cree que hay muchas posibilidades de llevar a Martorell el Audi Q3

Madrid, 16 abr (EFE).- La secretaria general de Industria, Teresa Santero, afirmó hoy que cree que hay muchas posibilidades de que la planta de Seat en Martorell (Barcelona) se encargue de la fabricación del Audi Q3 del grupo Volkswagen.

Durante su intervención en la Comisión de Industria, Turismo y Comercio del Senado, Santero opinó así tras asistir ayer junto con el ministro de Industria, Miguel Sebastián, a la reunión con el presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, en la localidad alemana de Wolfsburg.

Santero señaló que el Gobierno no está en condiciones de avanzar nada sobre la adjudicación del Audi Q3 a Martorell, pero subrayó que la expedición española salió animada de la reunión.

Según la secretaria general de Industria, la compañía entendió la posición española y el interés tanto de los gobiernos central y de la Generalitat como de los propios trabajadores en conseguir la fabricación del Audi Q3.

En su opinión, la decisión de Volkswagen al respecto se conocerá "en breve".

La planta de Martorell es una de las aspirantes a la fabricación del Audi Q3, pero en los últimos días la fábrica de Volkswagen en la localidad germana de Inglostadt se ha situado muy favorablemente por razones de preservación de empleo alemán y porque acoge la producción de la berlina A3, de la que deriva el Q3.

El grupo alemán había solicitado a la plantilla de la fábrica de Martorell, como condición para esta adjudicación, dos años de congelación salarial, en tanto que los trabajadores aprobaron en referéndum esta exigencia por espacio de un año, un periodo que Wolfsburg considera insuficiente.

El Gobierno central y la Generalitat de Cataluña habían comprometido más de 100 millones de euros en ayudas públicas para que el grupo automovilístico se decidiera por esta producción en la instalación española.