Los grupos parlamentarios de las Cortes de Aragón, preocupados por el futuro de Figueruelas

ZARAGOZA, 28 (EUROPA PRESS)

Los cinco grupos parlamentarios de las Cortes de Aragón manifestaron hoy su preocupación por el futuro de la planta que la marca automovilística Opel tiene en localidad zaragozana de Figueruelas, después de que se consumara la segregación respecto de la matriz norteamericana de General Motors (GM) y se perfilara la creación de una nueva firma impulsada por el Gobierno federal alemán y el sector privado.

El portavoz socialista, Jesús Miguel Franco, reconoció tener "preocupación" por la situación, pero también indicó que tiene "confianza" por la "solvencia de la fábrica" de Figueruelas, lo que le llevó a considerar que "tiene un futuro asegurado".

Franco aludió al "entramado" establecido entre "empleadores y empleados" de Figueruelas y al contacto "permanente" entre el Gobierno de Aragón y la sociedad "para que siga teniendo la viabilidad que tiene" la planta zaragozana. el diputado confió en que "tendremos unos resultados buenos" cuando concluya la negociación.

El portavoz socialista subrayó que "para el Gobierno de España es importante cualquier empresa que tiene la dimensión de la de Zaragoza", tras lo que consideró "evidente" la "voluntad política, el esfuerzo y el trabajo" de los socialistas en este tema.

El portavoz parlamentario del PAR, Javier Allué, opinó que "para cualquier gestión política, el Gobierno de España debería ir de la mano del Gobierno de Aragón" y comentó que "este proceso se está librando entre Estados", por lo que exigió al presidente del Gobierno central, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, "que esté a la altura de las circunstancias".

OPOSICIÓN

El portavoz parlamentario del Partido Popular (PP), Eloy Suárez, contrapuso el trabajo del Gobierno federal alemán, de Angela Merkel, que "está luchando, y de qué forma, por los intereses de sus factorías", a la del Gobierno central del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, que está "desaparecido" y, de hecho, "ni está ni se les espera".

Suárez Lamata opinó que "una vez más" el Gobierno de Zapatero "nos ha abandonado a nuestra suerte", por lo que los populares aragoneses "contemplamos la situación con muchísima preocupación". El portavoz del PP recordó que "Alemania no defenderá las factorías de España".

El portavoz económico de Chunta Aragonesista (CHA), Chesús Yuste, mostró su preocupación y subrayó que esta "no se ha disipado por las novedades" según las cuales Opel se convertirá en una empresa europea independiente respecto de Estados Unidos.

Yuste expresó sus "dudas" de que la segregación de Opel "suponga una solución definitiva a los problemas de Figueruelas". El parlamentario de Chunta señaló que el hecho de que Alemania "esté repartiendo la baraja no debe tranquilizarnos especialmente", sino "todo lo contrario" porque el principal interés del Ejecutivo federal alemán es salvar el empleo y asegurar la continuidad de las factorías radicadas en aquel país, lo que contrasta con "la actitud evasiva" de Zapatero.

Yuste indicó que el ministro de Industria del Gobierno español, Miguel Sebastián, se ha "movido" para apoyar las factorías automovilísticas de otras multinacionales ubicadas en distintas comunidades autónomas, como la Seat, pero en el caso de Opel "ni está ni se le espera".

"El Gobierno de Aragón no puede quedarse solo en esta parte del proceso" porque su capacidad de negociación es menor que la del Gobierno federal alemán, es decir, que "para hablar con Merkel tiene que estar Zapatero".

El diputado autonómico de Izquierda Unida, Adolfo Barrena, también dijo estar preocupado por la situación de Opel y resaltó que IU "jamás" negará la concesión de ayudas públicas a empresas privadas siempre y cuando repercutan en la mejora del empleo; permitan la supresión de los expedientes de regulación de empleo (ERE); que las Administraciones públicas entren en los Consejos de Administración y que las empresas devuelvan las ayudas"si se largan".