Los sindicatos y Navantia ultiman la firma del convenio colectivo único para astilleros civiles y militares

FERROL, 1 (EUROPA PRESS) Los sindicatos UGT y CC.OO. alcanzaron un principio de acuerdo con la dirección de Navantia para la firma del convenio colectivo único para todos los centros del grupo naval, aunque de momento deberá ser sometido a votación en asamblea con las plantillas de los respectivos centros de trabajo. Según informó CC.OO., el texto del preacuerdo para los años 2008 y 2009, con opción a un tercer ejercicio, supondría un incremento salarial del 2,5% para 2008 y del 1,83% para 2009, con carácter retroactivo. Según fuentes sindicales, el preacuerdo supone "un balón de oxígeno" para las dos partes, en un escenario marcado por una negociación que se ha caracterizado por la falta de avances y las protestas de los trabajadores. El preacuerdo establece, pese a las reticencias iniciales de la empresa, un reparto proporcional de las plazas de ascenso para los astilleros civiles y militares, para 2008 y 2009, y unifica el calendario de vacaciones de los dos tipos de centro de trabajo; aúna también el seguro de vida, las licencias retribuidas y fija el 100% del salario en caso de incapacidad temporal por accidente para los trabajadores de los astilleros civiles (Astano). Conforme a este preacuerdo, Navantia y los representantes de los trabajadores se comprometen a aplicar las Leyes de Conciliación Laboral y Familiar, además de la Ley contra la Violencia de Género, y emplaza a la dirección y a la parte social a redactar un Plan de Igualdad de géneros en la empresa. En los próximos meses, la empresa y los sindicatos tratarán de cerrar el acuerdo marco que fusionará los tres convenios anteriores: astilleros civiles (es AESA), militares y oficinas centrales. Navantia abre la puerta a la posibilidad de ofrecer una prórroga al convenio en 2010 si la dirección y los sindicatos consiguiesen agilizar la negociación y zanjar el Convenio Único antes del final de año. En el articulado pendiente, quedan por resolver asuntos como la reclasificación profesional y las tablas salariales únicas. En todo caso, en el preacuerdo se establece que se retomarán las mesas de negociación ya abiertas en torno a la regulación de la industria auxiliar de Navantia y el diseño del Plan Industrial comprometido en la última reconversión de 2004, tras la disolución de Izar. Se valida el documento de 2008 suscrito por el Gobierno central, UGT, CCOO, ELA y CIG en cuanto a la industria auxiliar. Los sindicatos insisten además en que el Plan Industrial es "imprescindible" para fijar carga de trabajo, despejar dudas sobre el futuro de la empresa, afianzar el empleo y generar nuevos puestos de trabajo.