marzo

VALENCIA, 30 (EUROPA PRESS)

El precio de los coches subió en el primer trimestre de este año un 13,39 por ciento en la provincia de Alicante y un 2,67 por ciento en la de Castellón, mientras que bajó un 1,77 por ciento en la provincia de Valencia, según datos de la Federación de Asociaciones de Concesionarios de Automoción (Faconauto) facilitados por MSI.

Respecto al total nacional, el precio de venta al público de los coches registró una subida del 2,6 por ciento en los tres primeros meses de 2009, respecto al mismo periodo de tiempo del año pasado. El precio medio recomendado por el fabricante se situó en los 22.712 euros en los tres primeros meses del año, frente a los 22.119 de 2008.

Según Faconauto, este encarecimiento en más de dos puntos ha hecho que las concesiones de España tengan que hacer un "esfuerzo promocional extra". En esta línea, precisó que el descuento medio acumulado que los compradores se encuentran cuando visitan un concesionario fue de 2.322 euros en este primer trimestre, un 15,4 por ciento más que hace un año. Así, el precio medio efectivo de cada coche fue de 20.390 euros entre enero y marzo.

Esta caída en el precio efectivo ha repercutido sobre la facturación. Así, en este primer trimestre, los concesionarios de España facturaron 1.464 millones de euros, frente a los 2.432 de hace un año.

Al respecto, Faconauto destacó que los descuentos "se han convertido en la principal herramienta que los concesionarios tienen para tratar de mover el mercado y dar salida a los coches en stock que se acumulan desde hace meses debido al descenso de las ventas".

Respecto a esta situación actual, el presidente de la patronal de los concesionarios, Antonio Romero-Haupold, aseguró que los concesionarios están llevando "una parte muy importante del peso para reactivar un mercado que ya acumula caída sobre caída, pero nuestra resistencia tiene un límite".

Faconauto considera que, dada la situación, el sector necesita de manera "urgente" medidas "contundentes", en forma de ayudas directas, articuladas por la administración. Estas medidas "apremian, ya que los concesionarios realizan gran parte de sus ventas del año entre los meses de mayo y julio, por lo que si el mercado no recibe un empujón ahora la situación se agravará todavía más", señala la patronal.

"Este momento excepcional requiere medidas mucho más ambiciosas y valientes que hace unos meses. Creemos que nuestro modelo ha de ser ya el alemán, es decir, ayudas directas a la adquisición a partir de los 2.000 euros. Hay que tener en cuenta que si no se estimula el consumo nos va a costar más salir de esta", comentó el presidente de Faconauto.

En este sentido, la patronal subrayó que la supresión temporal del Impuesto de Matriculación, "inexistente en otros países de nuestro entorno", junto a las ayudas directas, tendría "un efecto inmediato y tremendamente positivo sobre la demanda".